Published On: Vie, Sep 5th, 2014

Las matemáticas nos ayudan a tener una mentalidad más organizada: Mendoza Casas

Las matemáticas nos ayudan a tener una mentalidad más compleja, amplia y organizada de las cosas que están a nuestro alrededor, aseveró José Javier Mendoza Casas, profesor investigador del departamento de Análisis Matemático de la Universidad Complutense de Madrid, España, durante la conferencia «Teorías de Integración».

La ponencia se realizó en el marco del Primer Congreso Internacional de Matemáticas y sus Aplicaciones, organizado por la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la BUAP, en el que tanto estudiantes como profesores de la Universidad y de distintas instituciones educativas nacionales e internacionales mostraron sus trabajos de investigación a los asistentes.
El académico de la Universidad Complutense explicó que una integral definida, «es el conjunto de una función que nos servirá de herramienta para calcular masas, flujos, cargas eléctricas y fundamentalmente ayuda a medir las áreas».
Detalló paso a paso el método de Integración de Riemann, el modelo más elemental que se estudia en este campo. «Es importante reflexionar sobre este tema porque es algo fundamental en el mundo de las matemáticas, particularmente dentro del cálculo; nos lo enseñan desde la secundaria y es importante en cualquier licenciatura enfocada a las ciencias».
Mendoza Casas enfatizó que esta herramienta también puede aplicarse en áreas como la Economía, la Física, la Química e incluso en algunos aspectos de carácter social.
«Si queremos saber el número de personas que participan en una manifestación en un lugar determinado, nos encontraremos muchas veces con cifras muy disparejas debido a que la prensa puede decir una cosa y la policía otra, entonces para tener una cantidad aproximada a la real podemos hacer una pequeña operación matemática».
Basta con ver las fotografías de la manifestación, continuó, «si es un lugar pequeño se puede determinar, por ejemplo, que era una plaza de 10 metros cuadrados y que por cada metro cuadrado había 4 personas, lo que nos da como resultado un total de 40 participantes; cuando hacemos este proceso lo que en realidad llevamos a cabo es una integral de la densidad del área que estamos considerando».
Este método puede parecer un poco rudimentario, «pero nos ayuda a tener una visión más amplia del trabajo que se hace en una integral y además, en este caso, nos permitió tener una estimación bastante precisa del número de manifestantes que existía, lo que nos ayudó a discernir de aquellas cifras que estaban fuera de la realidad», finalizó su ejemplo.