Published On: Sáb, Jul 2nd, 2011

Intensas lluvias en Teziutlán recuerdan tragedia de 105 muertos en el 99

Las intensas lluvias registradas durante los últimos días a causa de la tormenta tropical “Arlene”, en la región de Teziutlán, causa temor entre sus habitantes, los hace recordar la fatalidad que vivieron en octubre del 99, donde las torrenciales lluvias dejaron un saldo de 105 personas muertas y más de 100 desaparecidas, esto, a causa de los deslaves registrados en esa temporada, y en lo que el entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, calificó como la tragedia de la década.

Pero, al parecer, el temor sólo se acrecenta ante las intensas lluvias, pues el resto de la temporada los pobladores continúan asentados en las zonas donde se registró el siniestro, se ha vuelto común, al igual que en otros municipios, ver a familias asentadas en zonas de riesgo; a las orillas de ríos y barrancas, zona en donde se encendieron focos rojos, pues ahí viven alrededor de 2 mil familias, pero pese al peligro que representa “Arlene”, no ha sido suficiente para que sean desalojados o ellos mismos desalojen sus viviendas.

Las dos mil familias asentadas en 14 puntos de barrios y colonias, considerados como focos rojos, ayer, vieron una esperanza de que no se repita la tragedia, ayer durante unas horas vieron desaparecer la lluvia y brillar el sol. Pero esto no garantiza nada, por la tarde el cielo se nubló y se retornó a la incertidumbre, pues según declaró, Juan Manuel González Márquez, director de Protección Civil, que en total hay 41 puntos de detectados como peligrosos. y de estos 14 son considerados como áreas de mayor riesgo, recalcando que pese a que la comuna notificó a los habitantes de estas zonas, para que abandonaran sus inmuebles, todo fue inútil, todos se quedaron en sus casas.

Pese a la tensa calma en la que viven diariamente las familias de estas zonas, pese a saber del peligro que existe, y pese a estar conscientes de ello, la fuerza de arraigo, la costumbre o simplemente la falta de recursos para emigrar, es más fuerte y persisten en mantenerse al interior de sus viviendas.

Viviendas nada seguras, viviendas que presentan cuarteaduras en sus fachadas, en sus techos de lámina, viviendas que registran grandes goteras a causa de sus improvisados techos de lámina. Es fácil ver goteras o filtraciones en el interior de las humildes viviendas. Lo más grave, viviendas que se encuentran asentadas a 50 metros de las orillas de un río, barranca o de un desfiladero

En la misma situación se encuentran vecinos de Chignautla, Xiutetelco, Tlatlauquitepec, Zaragoza, Zacapoaxtla y Atempan (este último donde ya se suscitó el derrumbe de una vivienda).

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.