Published On: Sáb, May 28th, 2011

Evitar maltrato físico y psicológico hará mejores hijos: IMSS

Es común ver a niños circulando por las calles y por  los parques de diversión, unos con juguetes, otros con globos; sin embargo detrás de muchas de esas inocentes sonrisas desafortunadamente persiste, en muchos casos, la realidad del maltrato infantil.

María Eugenia Torres Castillo, psiquiatra del Hospital General Regional No. 36 “San Alejandro” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Puebla, explicó que el maltrato infantil es el que se presenta en menores de 18 años y consiste en la agresión u omisión intencional que puede ser ocasional o habitual dirigida al menor, dentro y fuera del hogar y que puede ser ocasionada antes y después del nacimiento.

De acuerdo con la especialista, las formas de violentar a los infantes puede iniciar desde el maltrato fetal que se caracteriza por rechazar al bebe desde que está en el vientre materno, golpearse el abdomen, fajarse, automedicarse y buscar métodos abortivos; también encontramos en maltrato físico que consta de agresiones corporales como golpes, quemaduras, rasguños, mordidas, sacudimientos que a pesar de no dejar huellas se utiliza la fuerza física contra el menor.

Del mismo modo existe el maltrato psicológico o emocional  que se identifica cuando al niño se le encierra en cuartos oscuros, en la habitación, en el baño, en su habitación y se les impide salir, o bien aquellos que para corregirlos los atan a la cama, aunque la más conocida es herir al niño mediante palabras  como regaños o gritarles en público y malos gestos que afectan su autoestima. Asimismo existe abuso sexual que incluye hablarle sobre temas obscenos y la violación producida por un familiar o un amigo cercano a la familia.

Otro tipo de maltrato hacia el niño es la negligencia en la crianza o abandono, que se refiere a desatender las necesidades básicas del niño como la comida, la vestimenta, la vivienda, educación, incluso el bienestar emocional.

La especialista comentó que el maltrato infantil afecta al infante a corto, mediano y largo plazo. A corto plazo hablamos del abuso físico, ya que deja huellas de lesiones, incluso que pueden tener fracturas y quemaduras de segundo o tercer grado, al punto de llegar al homicidio.

Las complicaciones de mediano plazo se presentan a través de los problemas emocionales y conductuales que afectan al niño como la depresión, ansiedad, problemas de conducta en su entorno escolar o familiar; son los niños más propensos a ser maltratados por su entorno y sufren el miedo, la angustia y la baja autoestima que puede desencadenar ideas suicidas y hasta llegar a consumarlo; de igual forma existe las complicaciones a largo plazo que se determina cuando el infante que ha sido maltratado busca situaciones que cubran el maltrato, llevándolo a consumir drogas y alcohol.

Los factores que comúnmente disparan el maltrato infantil dentro del hogar son los problemas de pareja, los divorcios, las familias reconstruidas, el retraso mental en los niños, los problemas económicos, el desempleo.

Ser buenos padres es una tarea difícil más no imposible, ya que no se nace con el titulo de padre o madre, por lo que la doctora Torres Castillo aconsejó que como papá y mamá se debe aceptar que se está ejerciendo maltrato a los hijos para poder modificar la educación mediante métodos que ayuden al niño a crecer de manera positiva.

Lo primordial es enseñarle al infante límites y reglas para lograr objetivos positivos, de lo contrario su vida va a ser un desorden. Es importante que cuando el niño tenga un mal comportamiento, se busquen reforzadores positivos, es decir, aquél estimulo que ayude al niño a modificar su conducta por medio de un premio o una prohibición.

Si se lleva a cabo algún castigo, es importante tener en cuenta que éste no se debe de retrasar para que el infante lo relacione con el mal comportamiento que acaba de tener. Otro punto importante es aplicar efectivamente el castigo y no solamente amenazar, de lo contrario el infante comienza a minimizar la amenaza hasta el punto de ignorarla.

La psiquiatra también recomienda usar la técnica «tiempo-fuera», que consiste en darle al niño unos minutos a solas en un lugar donde a éste no le cause miedo para que recapacite y reflexione sobre el mal comportamiento que tuvo.

Cabe destacar que la mayor consecuencia del maltrato infantil se presenta cuando el niño crece, porque en la mayoría de los casos el patrón se repite. El niño maltratado se convierte ahora en padre que maltrata a sus hijos.

La psiquiatra señaló que las edades más vulnerables son entre seis y catorce años, y que Puebla ocupa el cuarto lugar a nivel nacional de niños maltratados.

La especialista dijo que de los niños que atienden en el IMSS Puebla, el 30 por ciento padece este problema, por lo que exhortó a los papás a mejorar la comunicación con sus hijos, guardar la calma antes de querer golpear o regañar al niño, conversar con el infante en una postura donde se vean de frente, canalizar el coraje hacia una actividad para evitar desquitarse con el menor y acudir con un especialista si su actitud se sale de control.

Finalmente mencionó que el niño se debe corregir con cariño y amor. El fin es que entienda lo mal que hizo con su comportamiento por medio de la conversación y no del maltrato, recordemos que ellos son el porvenir y que el futuro del mundo está en sus manos, así es que si queremos una vida libre de de violencia, empecemos por  criar niños sanos emocional y físicamente.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.