Published On: Mar, Mar 22nd, 2011

Crimen organizado, un negocio que tiene en jaque la seguridad del país: El Fisgón

  • Además preguntó: ¿Qué pasaría si Calderón triunfa en su guerra contra el narco? y deja de producirse ese dinero?

Se presentó el libro “Como sobrevivir al neoliberalismo sin dejar de ser mexicano” del caricaturista Rafael Barajas El Fisgón, en la Feria Nacional del Libro de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el pasado domingo.

 El también caricaturista José Hernández, quien presentó el texto, dijo que es un libro que fue escrito hace 15 años y que se decidió reeditar como parte de la celebración de que por primera vez una revista de humor político “Chamuco” es propiedad de los ‘moneros’ y porque lo que El Fisgón escribió en 1996, se hizo verdad, como si hubiera sido un adivino.

 Señaló: “Desde hace más de 20 años una serie de personas gobiernan este país, Rafael Barajas se metió a fisgonear, en los archivos, el modelo económico y descubrió que esa receta, tiene los pasos para acabar con este país, hoy tenemos lo que ha quedado, de lo que algún día fue México.

 “Hace unos días en la revista FORBES, que publica los hombres más ricos del mundo, salió por segundo año que Carlos Slim es el hombre más rico del mundo, y el Secretario de Economía dijo que era una buena noticia, porque si a un mexicano le va bien, a todo México le va bien, yo pregunto si eso también incluye a ¿el Chapo?, quien también está en esa lista, el narco es un gran negocio, el más representativo de lo que es el neoliberalismo.

 “El libre comercio, se ha dedicado a desmantelar el país y al estado, un ejemplo es lo que estamos viviendo, esta es la cuarta presidencia al hilo del neoliberalismo, llevamos cuatro años de un gobierno ilegítimo, que en el colmo para legitimarse, decidió iniciar una falsa guerra contra el narco, y la cual ha sumido al país en una situación increíble, dónde han muerto 35 mil personas; no podemos combatir la violencia con más violencia, crimen con más crimen, decidiendo enfrentarse de manera desorganizada y que ha convertido a Ciudad Juárez en la más violenta del mundo, más que Afganistán y a otras 50 ciudades en unas de las más violentas.

 La ONU en un informe señaló que en cuatro años de guerra contra el narcotráfico, han muerto mil niños, y me parece que es una cifra abominable; hace tres meses el caricaturista ‘Rius’ emprendió la campaña “No más sangre”, que busca hacer un llamado a organizarnos como sociedad y a detener la masacre, a negarnos a que la violencia se volviera algo cotidiano; viéndola a través de las noticias, bueno, los afortunados que podemos verla solo en las noticias, porque hay quien la ve adentro de su casa, sin mencionar a las familias que se enlutan, por ello, es decir, no podemos entrar en esta dinámica, porque continuaría el espiral de violencia, dejemos de aceptar la venganza en lugar de justicia, no lo podemos aceptar y en el discurso muy peligroso del señor Calderón, donde muestra un total desprecio a la vida humana, diciendo que los delincuentes son una amenaza para México y que por lo tanto deben morir y quien no esté de acuerdo con eso, es un mal mexicano.

 Nosotros estamos de acuerdo en que sí se combata, pero de manera inteligente, lo que hoy vivimos es resultado del sistema fallido del neoliberalismo y en el libro de El Fisgón, se explica y se alcanza a vislumbrar el futuro al cual ya llegamos, es una buena manera de entender lo que pasa, así como el de revisar este tipo de historietas y las caricaturas que desde hace muchos años hace El Fisgón.

 En su intervención El Fisgón, hizo una encuesta, la dinámica era levantar la mano y las preguntas fueron: ¿Aquellos que conozcan a alguien que haya tenido que emigrar a Estados Unidos en busca de empleo?; ¿Aquellos que puedan vivir con seis mil pesos mensuales pagando, casa, escuela, servicios, cultura?; ¿Quiénes conozcan a alguien que haya perdido su empleo en los últimos años o algún derecho sindical?; ¿Aquellos cuyo sueldo se haya estancado o haya disminuido en los últimos años?; entonces “¡que jodidos están!, pero les tengo una buena noticia, así está todo el país, no están solos, quiero preguntarles, ¿creen que todo eso sea culpa de ustedes o producto del sistema?

 Si revisamos nuestra historia personal nos podremos dar cuenta de que antes no era así, yo salí por primera vez a pedir trabajo en 1975 y lo encontré relativa facilidad, la constitución dice el salario mínimo deberá ser suficiente para vivir, entonces ¿que cambió entre 1980 y el 2010?, el modelo económico que nos rige; antes estaba basado en un estado de bienestar, en una suerte de preocupación colectiva, de pacto social, el cual se acabó y tiene que ver con una visión del mundo, el Neoliberalismo maneja tres ideas básicas, que calan hondo, que el libre comercio el único motor de la economía, por lo que hay que quitar trabas, eso solo lo siente la gente del dinero, que hay que privatizar las empresas de estado, es un modelo impulsado por David Ricardo en Inglaterra a finales del siglo XIX.

 Todos los beneficios nosotros no los vemos, pero Slim y gente como él sí, porque el neoliberalismo promueve la concentración de la riqueza, el libro trata de explicar, exponer este modelo, las lógicas que utiliza y a dónde vamos, el modelo verdadera engañifa, un ejemplo son las privatizaciones, nadie en los últimos años ha viajado en ferrocarril, porque alguien decidió que daban un servicio ineficiente, después dijeron que el teléfono era un mal negocio para el gobierno y hoy es el principal capital del hombre más rico del mundo.

 Para privatizar, sanean la empresa y la ponen en venta; pero la pobreza sí nos afecta a todos, a la mayoría, el neoliberalismo tiene otros efectos como en la seguridad pública, porque hay cosas inherentes y que tienen que ver con el crecimiento del crimen organizado, el modelo tiende a priorizar las lógicas del egoísmo, se acaba entonces a la larga, la solidaridad, el pensamiento y bien común.

 Promueve el éxito personal, que es lo menos cristiano que hay, he llamado por los especialista como el capitalismo salvaje, pone a competir a todos y favorece el crecimiento de las actividades delictivas, un ejemplo es la aplicación del neoliberalismo al campo, el procurador agrario hace poco dijo que el 30 por ciento de las tierras cultivables están en poder del narco, es un fenómeno que pasó en países donde se hizo lo mismo como Colombia y Perú.

 Una tendencia para acabar con esto en los últimos años es la desregulación financiera, a la cual se han opuesto Colombia y México, ya que necesitan un mínimo de estado de bienestar que lo sostenga, otro funcionario dijo que la cifra de dinero que ingresa a México por el crimen organizado es de entre 19 y 20 mil millones, para que se den una idea en 2009 nuestros ingresos petroleros fueron de 31 mil millones, si el verdadero negocio del narco, pero alguien dijo que la primera cifra estaba mal que en realidad eran 40 mil millones, los que ingresaban por el crimen organizado, estamos en una economía narcotizada, un estudio reveló que entre el 25 y 50 por ciento de ese dinero ingresa a través de las instituciones convencionales, como banca, y la bolsa de valores mexicana, ¿qué pasaría con esas instituciones si se desregulara la economía?, ¿si Calderón triunfa en su guerra contra el narco y deja de producirse ese dinero?, los bancos quiebran, el crimen organizado y el modelo son un negocio que tiene en jaque a la seguridad pública del país y es el equilibrio del sector financiero, ¿cómo van a resolver el problema?, finalizó.

 Ante las preguntas y cuestionamientos de los asistentes, El Fisgón, señaló: “Es necesario poner atención a los aparatos filosófico detrás, hay ciertos sectores como los universitarios más conciencia donde el neoliberalismo no ha podido pasar como en la UNAM con el Comité Genaro de Huelga (CGH), que tengo muchas diferencias con ellos, pero creo que es eso sí acertaron; es un problema de conciencia y de información, porque la situación es seria, es cada vez menos capitalismo y cada vez más salvaje.

 No todas las soluciones son legales, una es meterse al narco, cosa que desaconsejo totalmente, yo todavía no sé la solución para acabar con el crimen, para acabar con el modelo, pero esta es una guerra que desgarra el tejido social, hay que estudiarlo para encontrar respuestas, no sé cuál sea la solución, lo que sí sé es que Calderón demostró que complicarlo es facilísimo, porque ahora el crimen se diversificó.

CLAUDIA CORDERO

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.