Published On: sáb, May 25th, 2019

Acciones de 15 países podrían evitar catástrofe climática del siglo XXI

Por: Dr. Alfredo Sandoval Villalbazo, académico del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México e Investigador Nacional Nivel II (SNI). Twitter:  @Fred_FisMat

De acuerdo a los datos proporcionados por el Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (PICC), las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2 ) deben reducirse en un 50% en un plazo de 10 años y medio. Esto significa que los 37 mil millones de toneladas de este gas de efecto invernadero emitidas actualmente deben reducirse a sólo 18 mil 500.

Este nivel de emisiones proyectado para el año 2030 es el núcleo de los acuerdos firmados en París el 22 de abril de 2016. De no ser así, los efectos del calentamiento global serán irreversibles y será inevitable una catástrofe climática en las últimas décadas del siglo XXI.

Para comprender la estructura de estas metas, su viabilidad y sus posibles variaciones es necesario conocer la distribución de emisiones correspondiente a los distintos países. De acuerdo a los datos que proporciona públicamente la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), al inicio de la puesta en marcha de los acuerdos de París 15 de los 194 países generan el 64% de las emisiones anuales de CO2.

La IEA muestra cifras que indican cómo se distribuyen 30 mil millones de toneladas de emisiones de este gas de un total de 37 mil reportadas por el panel intergubernamental. Los cinco principales países emisores son: China (nueve mil 56 millones, 24.4%), Estados Unidos (cuatro mil 833 millones, 13%), India (dos mil 76 millones, 5.6%), Rusia (mil 438 millones, 3.88%) y Japón (mil 147 millones, 3.1%). La distribución de emisiones puede apreciarse en las figuras 1 y 2 .

Con base en los datos proporcionados por la IEA pueden realizarse ejercicios académicos de interés. Dado que hace dos años Estados Unidos anunció su retiro de los acuerdos, es pertinente cuantificar los efectos de este retiro en términos de las metas establecidas por el PICC. La aritmética muestra que si los países adheridos a los acuerdos reducen en un 50% sus emisiones y EU siguiera con su ritmo actual (business as usual) las metas no se cumplirían por un margen de cinco mil millones de toneladas, lo que equivale a 11 veces lo emitido por México en el año 2016.

Un segundo ejercicio consiste en plantear una reducción en un 85% por parte de los 15 mayores emisores a lo largo de los siguientes 11 años sin variar los métodos de producción de energía de los países restantes. En este caso las metas planteadas en los acuerdos se cumplirían satisfactoriamente con una holgura de mil 600 millones de toneladas. En este contexto es pertinente hacer notar que México ocupa el lugar 12 en emisiones globales con 444 millones de toneladas anuales. Si México fuera el único país que hiciera caso omiso de los acuerdos de París, las metas de éstos se cumplirían en un 98.8%.

Este tipo de ejercicios académicos puede refinarse con datos más precisos y actualizados, que no necesariamente se encuentran disponibles públicamente de manera gratuita. Sin embargo, cálculos como los aquí mostrados son suficientemente representativos para describir el panorama global de este importante problema y pueden ser fácilmente reproducidos por parte de la ciudadanía.

La fundamentación de acciones a desarrollarse en distintas latitudes por medio de análisis comprendidos en su totalidad aumentará de manera significativa las posibilidades de éxito ante la crisis climática que atravesamos.