Published On: mar, Oct 29th, 2019

Un éxito el Campeonato Nacional de Basquetbol en Silla de Ruedas en la Universidad Anáhuac Puebla

Este fin de semana finalizó el Campeonato Nacional de Basquetbol en Silla de Ruedas que el Ayuntamiento de San Andrés Cholula organizó en coordinación con la Universidad Anáhuac Puebla y la Federación Mexicana de Deporte Adaptado.

En la clausura del evento, la presidenta municipal Karina Pérez Popoca agradeció al rector Mtro. José Mata Temoltzin por haber albergado el torneo en sus instalaciones, reconociendo que no muchas universidades privadas ofrecen su apoyo para un campeonato de este tipo.

La edil sanandreseña reconoció el esfuerzo y la entrega de los equipos que lograron ganar los primeros tres lugares Leones Negros, Huracanes y Clavadistas, respectivamente, pero al mismo tiempo felicitó a todos los equipos por haber competido en el campeonato.

Karina Pérez Popoca mencionó especialmente a los Ángeles de San Andrés, equipo que apenas se integró hace unos diez meses y que alcanzó el cuarto lugar en el Campeonato Nacional de Basquetbol en Silla de Ruedas, afirmando que para ella desde el inicio son más que ganadores.

Asimismo, agradeció al presidente de la Federación Mexicana de Deporte Adaptado, Alfredo Espinosa, por haber confiado en San Andrés Cholula para albergar esta edición del torneo, esperando que los lazos de amistad que se formaron entre equipo se mantengan, pues ese es el regalo más preciado en estos eventos.

Precisamente, Alfredo Espinosa también reconoció a la presidenta Karina Pérez Popoca y al rector de la Universidad Anáhuac Puebla, Mtro. José Mata, por la hospitalidad para el Campeonato Nacional de Basquetbol en Silla de Ruedas, así como a fisioterapeutas, árbitros, funcionarios, académicos y todo aquel que hizo posible la realización del torneo.

Finalmente, Mariana Carrillo, Directora de Vida Universitaria Anáhuac Puebla, felicitó a los equipos participantes por ser un ejemplo de disciplina, voluntad y liderazgo, además de que afirmó que este campeonato fue un regalo que pudo disfrutar la comunidad Anáhuac.