Published On: Sáb, Jun 15th, 2013

Se presenta en Lafragua el libro un almacén de secretos. Pintura, farmacia e ilustración: Puebla 1797

La sala de lectura de la Biblioteca José María Lafragua de la BUAP fue el escenario de la presentación del libro Un almacén de secretos. Pintura, farmacia e ilustración: Puebla 1797, de la doctora en artes, Lucero Enríquez Rubio, quien analizó las pinturas de las puertas que resguardaban la alacena de la Botica de San Nicolás Tolentino, que hoy se encuentran en el Museo Histórico del Castillo de Chapultepec. 

En el almacén de esta botica acostumbraban reunirse los miembros de la Cofradía de San Nicolás Tolentino, quienes discutían temas alusivos a su actividad boticaria, mientras contemplaban las pinturas que el artista plástico Miguel Jerónimo Zendejas plasmó en las puertas de la alacena donde se guardaban archivos, instrumentos y medicamentos.
Al comentar la obra Monserrat Gali Boadella, académica del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego de la BUAP, hizo énfasis en la minuciosa investigación de la autora para descifrar las pinturas, por lo que prácticamente se convirtió en una especie de detective. Incluso «desde el inicio de la obra plantea preguntas para involucrar al lector», señaló.
El libro, editado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Universidad Autónoma de México (UNAM), consta de cuatro capítulos.
En el primero denominado La materia y el espacio, precisó, Enríquez Rubio se disecciona el objeto de estudio con gran meticulosidad para indicar dónde está y cómo fue realizado. En el segundo, la autora aborda el contenido al indicar la importancia de las pinturas de la alacena en la transformación de la medicina.
El siguiente capítulo está dedicado al género en el que se analiza el uso del artefacto; mientras que el último apartado se relaciona con la tradición y el aprendizaje.
En su intervención, Jaime Cuadriello Aguilar, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, abundó que esta obra es reiterativa «al contar la historia de un sólo cuadro a través de 420 páginas a doble columna».
«La autora asumió un análisis casi de inspección y consulta de tres años en diversos archivos; fue más allá de deslumbrar su origen al realizar un estudio sobre la materialidad del cuadro». También asumió un compromiso con la biografía de los objetos artísticos y su valor de mercancía, agregó.
Por su parte, el Director del Museo Histórico del Castillo de Chapultepec, Salvador Rueda Smithers, destacó la relevancia de las pinturas realizadas en las puertas de dicha alacena, la cual invita a descubrir sus secretos y descifrar sus jeroglíficos. Más tarde, detalló cada uno de los apartados de la obra de Lucero Enríquez Rubio, para invitar al lector a descubrir Un almacén de secretos.