Published On: Mié, Dic 9th, 2020

Mexicanos ponen en la mira a Europa y buscan sus orígenes en la Península Ibérica

Desde que los países europeos nos brindaron la oportunidad de obtener la doble nacionalidad, cientos de mexicanos han encontrado la oportunidad de conectar con sus antepasados tras descubrir sus orígenes en la Península Ibérica y en la cultura sefardí, una comunidad a judía que fue expulsada de sus tierras a finales del siglo XV.

¿Qué pasó con ellos? ¿Por qué migraron a Latinoamérica? Se estima que, tras ser exiliados , aproximadamente 3.5 millones de judíos sefarditas migraron al continente americano. Desde entonces, éstos se han esparcido por México (e incluso han cambiado su religión) y ahora decenas de mexicanos buscan disfrutar de los beneficios de ser descendiente de esta cultura.

Aunque la opción de iniciar el proceso de nacionalidad española por origen sefardí finalizó en el 2019, la ley española 12/2015 permitió a más de 30,000 mexicanos solicitar la nacionalidad (Fuente: Ministerio de Justicia Español).

Pero, por otro lado, el Decreto-Ley portugués no. 30-A/2015, de 27 de febrero, aún mantiene abierto e ilimitado el plazo para solicitar la nacionalidad portuguesa y con ello, obtener un pasaporte europeo.

«Creo que es una gran oportunidad para el futuro de muchas personas en México y un reencuentro con el pasado para todos aquellos que han descubierto su origen sefardí y nos piden ayuda para gestionar su nacionalidad. Hablamos de familias enteras en la zona de Nuevo León que descienden de Marcos Alonso de la Garza y Arcón, judío sefardí nacido en Lepe (Huelva, España), quien se estableció en Nuevo León y de quien se estima que pueden descender unos dos millones de personas, cuyos descendientes tienen  apellidos como Garza, Treviño, Cavazos, Elizondo, Cantú, Villarreal, Guajardo, etc.», afirma Rubén Mañanes, Director Stratego Abogados, firma madrileña especializada en estos procesos de nacionalidad.

Cualquier persona mayor de dieciocho años que pueda probar su condición de descendiente de los sefardíes originarios de España o de Portugal, podrá solicitar la nacionalidad portuguesa, aun cuando no tengan residencia legal en Portugal.

Beneficios al obtener la nacionalidad portuguesa:

  1. Derecho a residir y trabajar en cualquier país de la Unión Europea, extensible a los cónyuges e hijos dependientes.
  2. Hacer cursos de grado o postgrado en universidades europeas, con la tarifa para los ciudadanos de la UE.
  3. Entrada sin visado a países que no exigen visado a portugueses. Passport Index sitúa al pasaporte portugués como el 3º más poderoso del mundo en 2020.
  4. Protección en Consulados de Portugal en otros países.
  5. Incentivos fiscales muy atractivos para quien se traslade a residir a Portugal.

Otras alternativas para residir en España

Además de la vía de la nacionalidad, existe también la posibilidad de solicitar un permiso de residencia rápida a través de la “Golden Visa”.

Conocida como “residencia para inversores”, ésta concede el permiso de residencia (y trabajo) a los extranjeros que efectúen determinadas inversiones en España.

“La inversión habitual que realizan nuestros clientes es la inversión en un bien inmuebles por una cantidad de 500.000€. Se puede optar por residir o no, según la preferencia del solicitante, lo que tiene importancia a afectos fiscales y tributarios” nos cuenta Rubén Mañanes, Director de Stratego Abogados.

Es el permiso de residencia que más ventajas confiere al solicitante y sus familiares.

1.- Sistema ágil de concesión de visados/autorizaciones

2.- Autorización única para residir y trabajar

4.- Tramitación simultánea de los familiares (cónyuge o pareja análoga, hijos menores de edad y mayores dependientes)

5.- Permiso de trabajo en todo el territorio nacional

6.- El extranjero propietario de un inmueble, no necesita residir en España 6 meses como en otros procesos

Con oficinas en Madrid y Lisboa, el despacho Stratego Abogados es un referente en la tramitación de nacionalidad española y portuguesa. Estos procesos requieren, no sólo el conocimiento de la ley, sino el entendimiento del proceso y de la historia. Contar con el apoyo de profesionales, facilita el proceso y, sobre todo, maximiza las posibilidades de éxito.