Published On: Vie, Nov 11th, 2011

Expertos mexicanos y estadounidenses se reunieron en Tonantzintla para evaluar el proyecto HAWC

Santa María Tonantzintla, Puebla.- Esta semana se reunieron en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) expertos de la National Science Foundation (NSF), del Departamento de Energía (DoE) de Estados Unidos, así como de diversos centros de investigación y universidades de México y de Estados Unidos, para evaluar los avances del proyecto HAWC. Estuvieron presentes también representantes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y de la Embajada de Estados Unidos en México.

HAWC, acrónico en inglés que significa High Altitude Water Cherenkov, será un observatorio de gran altura ubicado a más de cuatro mil metros de altura en el Volcán Sierra Negra, en el estado de Puebla, capaz de monitorear las 24 horas del día fuentes celestes emisoras de rayos gamma que estén a menos de 45 grados del cenit. En el proyecto participan instituciones mexicanas y estadounidenses.

En entrevista, el Dr. Alberto Carramiñana Alonso, Director General del INAOE y portavoz por México del proyecto HAWC, informó que durante esta semana el grupo de expertos de la NSF y del DoE estuvieron varios días en el INAOE realizando una evaluación del proyecto. La NSF ha aportado cerca de cuatro millones de dólares para el desarrollo del proyecto, los cuales han sido complementados con más de 27 millones de pesos de diferentes fondos de CONACYT, incluida la red temática de altas energías y aportaciones del DoE.

 Carramiñana añadió que HAWC será un observatorio de rayos gamma de segunda generación: “Constará de 300 tanques de agua de más de siete metros de diámetro conteniendo 200 mil litros de agua cada uno. HAWC realizará un mapeo continuo del cielo y barrerá la bóveda celeste cada 24 horas. Se está construyendo en base a la experiencia proporcionada por el experimento MILAGRO en Nuevo México, siendo instalado a mayor altura y teniendo mayor tamaño. Se complementará con el telescopio espacial de rayos gamma Fermi y el detector de neutrinos IceCube, situado en la Antártida”.

Añadió que el costo estimado de HAWC es de poco más de diez millones de dólares, de los cuales México aportará más de tres millones: “En HAWC, añadió, participan instituciones como el INAOE, la BUAP, la UNAM, la Universidad de Guanajuato, la Universidad Michoacana, el CINVESTAV, la Universidad de Guadalajara, la Universidad de Chiapas, para un total de alrededor de 80 colaboradores mexicanos. Por parte de Estados Unidos participan también muchas universidades, siendo las más importantes las de Maryland, Wisconsin y Colorado, además del Laboratorio Nacional Los Alamos. Sumados, somos alrededor de 150 participantes de ambos países”.

Con este proyecto, añadió, “tenemos la oportunidad de desarrollar un observatorio de clase mundial a más de cuatro mil metros de altura, conjuntando a HAWC, al Gran Telescopio Milimétrico y otros experimentos científicos”.

Por su parte, Ibrahim Torres Aguilar, Investigador Asociado C del INAOE y encargado de sitio, comentó que durante los últimos meses se han tenido avances como la instalación y puesta en operación del arreglo de ingeniería VAMOS, que consta de siete tanques detectores. La alimentación de VAMOS es a través de una planta de luz solar y generadores de gas LP, con un consumo mínimo de fuentes de energía no renovables. Este sistema permite trabajar siete días a la semana 24 horas al día: “Tenemos ya varios terabytes de datos del arreglo de ingeniería que se han estado analizando y esos nos van a servir para empezar a calibrar nuestros sistemas”, explicó.

Comentó que el equipo de trabajo de HAWC se ha enfrentado a muchos retos, “desde los básicos como armonizar la instalación del tanque con las necesidades del Parque Nacional Pico de Orizaba, desarrollar técnicas para el ensamblado de los tanques, siendo que no existen tanques de estas dimensiones, hasta nivelar el área, problemas con el clima, la altura, etcétera. Las gente de la NSF revisó los avances que se han tenido y ver si hemos cumplido con las metas y con los calendarios que se fijaron desde hace un año y ver cómo hemos lidiado con las dificultades y qué planes tenemos para el futuro”.

Añadió que ya se comenzó la instalación de algunos de los tanques. Los expertos de HAWC esperan que el proyecto esté concluido a principios de 2014, pero que comience a producir resultados científicos en 2012, una vez que cuente con más de 30 tanques instalados.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.