Published On: vie, Nov 1st, 2019

En México tres de cada diez personas mueren por presentar cáncer en órganos digestivos

Los cánceres más prevalentes de acuerdo a información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son el de pulmón, linfático, colorectal, gástrico y de mama, son los cinco tipos cáncer para mortalidad, afirmó la Mtra. Alma Nubia Mendoza Hernández, profesora de la Facultad de Nutrición de la UPAEP.

En México, tres de cada diez personas fallecen con un diagnóstico de cáncer en órganos digestivos, como el hepático, gástrico o de colon.

Externó que algunos de estos cánceres tienen factores que se pueden modificar con los estilos de vida, como son el ejercicio, la alimentación, etcétera.

Dijo que en México el cáncer de mama es la tercera causa de muerte, y precisamente por ello, este mes es importante para concientizar a la sociedad y poder modificar ciertos estilos de vida. “Con respecto a este cáncer, mucho se habla de que los pacientes que están siendo diagnosticados con este tipo de carcoma pueden tener estadíos de sobrepeso y obesidad y la mayor parte de la población que tiene este padecimiento, ya está presentando estos diagnósticos y que se reflejará en su estado de salud de manera significativa”.

Por lo tanto, abundó que será necesario prescribir a estas personas la realización de ejercicio y una dieta saludable para mejorar la calidad de vida de las personas en la medida de las posibilidades.

Agregó que hay otro tipo de cáncer que está relacionado con la alimentación, que es el cáncer colorectal, “se sabe y se conoce por las cifras de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, que los mexicanos no estamos comiendo suficientes frutas y verduras y en el caso del cáncer colorectal, está relacionado con el poco consumo de fibras a razón de las frutas y verduras y también al consumo excesivo de alimentos industrializados pero sobre todo, de carnes procesadas, de carnes que vemos en congeladores o como es el caso de las salchichas y embutidos, que condicionan este tipo de cáncer”.

Reiteró que hay otro tipo de cáncer que también está relacionado con el estilo de vida y que se puede modificar, como es el caso del cáncer gástrico que se relaciona con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, entre otros factores.

Mientras que el Mtro. Brandon Mark Hall, profesor de Rehabilitación Oncológica de la Facultad de Fisioterapia de la UPAEP, apuntó que el cáncer en nuestra sociedad es un factor que la está afectando fuertemente en la actualidad.

Subrayó que a nivel mundial se registraron el año pasado 18.1 millones de casos nuevos de cáncer, de los cuales el 9.6 millones de personas que lo padecieron, murieron.

Indicó que con todas las intervenciones de atención primaria que se vienen realizando actualmente, se ha podido controlar un poco este padecimiento. Agregó que “una paciente una vez que ha sido diagnosticada con cáncer y se le ha dado el tratamiento y ya no se encuentra cáncer presente en su cuerpo, y pasan cinco años sin volver a presentarse este mal, se le considera un paciente sobreviviente. La Sobrevida ha estado aumentando los últimos años gracias a estas intervenciones que se están realizando de manera oportuna.

Subrayó que en los últimos cinco años, gracias a estas intervenciones se han registrado hasta 43.8 millones de sobrevivientes, lo que nos indica que se debe trabajar más en la modificación de la calidad de vida de las personas, es decir, “si estamos observando que muchas personas que logran vencer este proceso oncológico, sumamente nocivo y agresivo, se tienen que modificar los hábitos y comportamientos alimenticios y de ejercicio de las personas”.

En ese orden de ideas, la Mtra. Miriam Ríos Kosa, Directora de la Facultad de Fisioterapia de la UPAEP, sentenció que los hábitos de vida de las personas son muy importantes, incluso si están sanas, tomando en cuenta que los individuos se deben empoderar ya que se vive en una situación de vulnerabilidad ante el entorno en el que se vive, rodeados de un gran número de alimentos procesados, en un ritmo de vida sedentario y una situación de contaminación del medio ambiente, que representan un riesgo para la salud.

Acotó que la actividad física de 150 a 200 minutos a la semana disminuyen los riesgos de la presencia de cáncer colorectal y de cáncer cervicouterino; ejercicio que se puede hacer en casa, como es caminar, trotar o correr, sin tener que hacer gastos adicionales para asistir a un gimnasio.