Published On: sáb, Sep 28th, 2019

En CDMX hay desigualdad en la distribución de transporte: Semovi

El tráfico que viven las personas, todos los días, en la Ciudad de México -sobre todo aquellas que se trasladan desde las periferias- se debe en gran medida a la desigual distribución de los modelos masivos de transporte, señaló el subsecretario de Planeación, Políticas y Regulación en la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México, el Mtro. Rodrigo Díaz.

El maestro en Planificación Urbana por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) explicó que el problema, además del crecimiento masivo de la ciudad, fue que no estuvo acompañado de la implementación de infraestructura para mover a una gran cantidad de personas.

Durante su participación en el “Foro Problemas Metropolitanos, acciones para su atención, la sustentabilidad en la Ciudad de México”, el funcionario añadió que dicha situación es lo que diferencia a la CDMX de ciudades como Seúl, Tokio, Londres, París, Nueva York e, incluso, Buenos Aires, en donde se cuenta con una amplia red férrea que conecta periferias y que en la capital de México no existe. Además, se le suma el problema de una división administrativa disfuncional.

Reconoció que hay personas que al vivir en zonas periféricas sacrifican horas de sueño para trasladarse a su trabajo y que gran parte de los viajes inician entre las cuatro y las cinco de la mañana; mientras que en las zonas céntricas, la gente logra dormir más pues empieza a moverse a las 8:00 a.m. Insistió que el tema del tráfico es una situación que la padece mucha gente, aunque algunos la sufren más.

Ante esta situación, Díaz, quien participó en el panel ‘Ciudades y Movilidad’, habló de la necesidad de ordenar la ‘casa’ porque dentro de la CDMX se tiene el propio desorden. En ese sentido, definió la movilidad de esta urbe como ‘fifí’, es decir, fragmentada, ineficiente, frágil e inequitativa.

“Si tenemos una movilidad fragmentada en la que el Metro se entienda por un lado; el Metrobús, por el otro, y con un montón de microbuses escasamente regulados que también funcionan por su lado y que no se conectan entre sí, difícilmente vamos a tener un sistema funcional. Además, si no invertimos, tendremos un sistema sin mantenimiento y mal administrado”, explicó.

Sin embargo, dijo que antes de pensar en una nueva infraestructura es importante rescatar lo que tiene la ciudad; por lo cual, el plan del gobierno capitalino está basado en los siguientes ejes:

  1. Integrar. Es decir, crear un sistema que se entienda como un todo, que esté orientado a la integridad física, operacional y modo de pago. Se trata de un camino largo porque se necesita entender financieramente la totalidad del problema.
  2. Mejorar. Rescatar lo que se tiene. Por ejemplo, hasta hace poco se tenían 500 km de cable de trolebús y hoy sólo funciona con 200 km. Asimismo, debería haber 300 trolebuses operando y solo están en funcionamiento 150.

“Es importante crear una estructura sólida para que a partir de ella se construya una modalidad que mejore la calidad de viaje de muchas de las personas que viven en las periferias. Los esfuerzos tienen que estar orientados a estas zonas que no han tenido inversión durante muchos años y es momento de saldar esa deuda”, añadió.