Published On: Vie, Abr 4th, 2014

Conmemoran el día mundial de conciencia sobre el autismo en la BUAP

Autismo (2)
Como institución de creación y divulgación del conocimiento, la BUAP debe contribuir en la investigación sobre la mente humana y encontrar las razones del autismo; asimismo, como entidad pública y de servicio, debe promover y divulgar este conocimiento para que la sociedad participe con imaginación y solidaridad en la mejora de la vida de quienes padecen este trastorno, señaló Enrique Condés Lara, director del Museo de la Memoria Histórica Universitaria, al inaugurar el II Coloquio sobre Autismo, en este recinto universitario.
Hace siete años, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas declaró el 2 de abril como Día Mundial de Conciencia sobre el Autismo. En este marco celebratorio tuvo lugar este segundo coloquio sobre el tema, en el Museo de la Memoria Histórica Universitaria de la BUAP, con la participación de especialistas y personal de organizaciones que en Puebla se abocan a este padecimiento, como el Voluntariado Autista Mente-Corazón y la  Red de Atención a la Diversidad Funcional (Red).
Si bien  no se tiene un registro exacto sobre el número de personas que padecen el espectro autista, según cifras de la Sociedad de Autismo de América, en 2007 había 150 mil personas con este padecimiento en territorio nacional. Mientras que de acuerdo con la Secretaría de Salud, al año se diagnostican 6 mil nuevos casos de niños con esta afectación.
Durante la inauguración del II Coloquio sobre Autismo, al que asistieron estudiantes de carreras como Psicología, así como padres de familia, la presidenta del Voluntariado Autista Mente-Corazón, Ruth Velarde, refirió que por cada 88 niños que nacen uno es autista, por lo que es importante subrayar la falta de programas para fomentar su integración a la sociedad, carencias que se reflejan en el área educativa, sanitaria y laboral, principalmente.
A su vez, la coordinadora de Red, Gabriela Carreño, habló sobre la necesidad de un diagnóstico oportuno para la integración de quienes padecen el espectro autismo, tanto en el seno familiar, como en la escuela.
En su mensaje, Condés Lara señaló que hasta mediados del siglo pasado, el autismo permanecía oculto a la percepción social. «Fue hasta 1942 que el psiquiatra austriaco Leo Kanner, fundador del servicio de Psiquiatría Infantil del afamado Hospital Johns Hopkins, de Baltimore, diagnosticó el autismo como un trastorno de origen biológico, cuya alteración central radica en la perturbación innata del contacto afectivo», refirió.
Finalmente, consideró la relevancia de difundir información científica sobre el tema, «como la clave para afianzar su comprensión en la sociedad, ya que el reconocimiento de las necesidades específicas de las personas con esta característica es esencial para promover y lograr su inclusión en la comunidad y mejorar su calidad de vida».