Published On: mié, Sep 11th, 2019

CENTRUS de la IBERO pide clausura definitiva de tiradero clandestino en bosque de Huixquilucan

El Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (CENTRUS) y la Licenciatura en Sustentabilidad Ambiental de la Universidad Iberoamericana hacen un llamado a las autoridades correspondientes para llevar a cabo la clausura definitiva del tiradero clandestino localizado en el Paraje El Durazno, San Jacinto, entre los límites de la alcaldía de Cuajimalpa, gobernada por Adrián Ruvalcaba, y del municipio de Huixquilucan, Estado de México, cuyo presidente municipal es Enrique Vargas del Villar.

De acuerdo con las facultades que confiere el artículo 189 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, el 11 de marzo del 2019 vecinos de la alcaldía de Cuajimalpa, comprometidos con la prevención y combate de la contaminación y el deterioro ambiental, llevaron a cabo la denuncia correspondiente por la tira clandestina de basura y el ecocidio realizado en el predio señalado con turno OP/1617/2019; por lo que la autoridad competente procedió conforme a derecho con fundamento en la fracción IV del artículo 2.241 del Código para la Biodiversidad del Estado de México y determinó las responsabilidades correspondientes para después clausurar dicho terreno colocando sellos de suspensión de actividades como medida de seguridad.

Sin embargo, pese a que el pasado 17 de mayo el gobierno de Huixquilucan llevó a cabo la reposición de los sellos, se ha detectado que el tiradero de materiales de excavación y de construcción continúa operando, particularmente, durante la noche, con el consecuente impacto ambiental. Esta situación demuestra una auténtica ausencia de civilidad y absoluta falta de respeto hacia las resoluciones judiciales violentando el derecho a un medio ambiente sano y, en consecuencia, a la salud de la sociedad y la conservación de valiosas áreas arboladas.

Dichas irregularidades demeritan los lineamientos que forman el criterio de eficiencia ambiental que la Dirección General de Desarrollo Urbano Sustentable, del municipio de Huixquilucan, toma en consideración para emitir las licencias pertinentes para uso de suelo, así como las resoluciones de la Dirección General de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huixquilucan para evitar la degradación ambiental.

El tiradero se encuentra en la parte alta de una cañada que forma parte de una zona boscosa bien conservada. Sin embargo, la contaminación por estos materiales está generando la paulatina desaparición del bosque por los trabajos de deforestación que lleva quien administra este predio.

En CENTRUS hacemos énfasis en el impacto ambiental que se ha generado en dicha zona ante la desaparición de un área verde que ofrece servicios ambientales importantes como la captura de contaminantes, la purificación del aire y la filtración del agua.

El mensaje que se da al permitir que este tiradero siga operando es que se puede seguir deforestando y perdiendo bosque en una zona muy valiosa y en un contexto de alto deterioro ambiental como es el de la cuenca de México. No hay que olvidar que la pérdida de bosques y selvas es un problema de escala global que ha tenido una fuerte manifestación en las últimas semanas con los incendios y la perdida de superficie forestal en la amazonia que tendrá un costo ambiental muy alto.

Por tanto, el CENTRUS, de la Universidad Iberoamericana, comprometido con las causas sociales y con el cuidado del medio ambiente, manifiesta su más enérgico rechazo ante este tipo de acciones y exhorta a que las autoridades competentes en la materia atiendan de forma puntual esta problemática, con el ánimo de procurar la conservación ambiental, la salvaguarda del Estado de Derecho y del ejercicio del empoderamiento ciudadano para cumplir y hacer valer la Ley.