Published On: Vie, Jul 26th, 2013

Salomé, una obra donde conviven lo bello y lo terrible

Salomé2

Sensual, erótica, potente y cercana, así es Salomé, obra que se estrena este viernes 26 de julio en el Centro Cultural Helénico a partir del texto de Oscar Wilde, adaptado y dirigido por Mauricio García Lozano.
El montaje narra la historia de la princesa de Judea, hijastra de Herodes (José Sefami) que en un acto de venganza y despecho, pide a su padrastro la cabeza del profeta Jokanaán en una bandeja de plata.
La actriz Irene Azuela interpreta a Salomé, una joven inocente y sensible que despierta el deseo en los hombres que la rodean, incluyendo a su padrastro, quien no deja de mirarla y contemplar su belleza, incluso ante la presencia de su madre, Herodías (Aída López).
En busca de refugio conoce al profeta Jokanaán (Leonardo Ortizgris), un hombre que permanece oculto, encadenado y que despierta en ella una pasión desmedida al punto de hacerla olvidarse de su pureza y castidad. (
El propio Oscar Wilde decía que la única cosa seria es la pasión, no la inteligencia y Salomé parece plasmar el sentido de esta frase a partir de momentos climáticos en ocasiones brutales, pero sobre todo, eróticos y hasta primitivos.
Sin tener una época definida y con tintes contemporáneos, la obra además alude al lado obscuro detrás de los grupos de poder a través de la figura del tetrarca.
Se trata de un montaje redondo en el que destacan las actuaciones y el atinado diseño de vestuario de Mario Marín del Río que refleja la personalidad de cada uno de los personajes.
También sobresale la escenografía de Jorge Ballina, miembro del Sistema Nacional de Creadores del Arte, en la que se recrea en un reducido espacio, algún lugar del palacio de Herodes conformado por columnas de mosaicos y en cuyo centro sobresale una pileta.
«Los hombres me daban asco pero tú eras hermoso…Tengo sed de tu belleza. Tengo hambre de tu cuerpo. Ni el vino ni las manzanas podrán apaciguar mi deseo», dice Irene Azuela en el papel de Salomé, quien consigue una interpretación que seduce al espectador y exhibe la evolución de un personaje transformado por la pulsión del deseo y la muerte.
«Dicen que el amor tiene un sabor amargo», argumenta Salomé bañada en sangre mientras sostiene la cabeza de Jokanaán y besa sus labios una y otra vez, encarnando así el horror y la tragedia.
En la obra también participan los actores Américo del Río, Fernando Memije, Daniel Haddad, Adonay Guadarrama, Harding Junior, José Carriedo y Héctor Berzunza.
Salomé se presentará a partir del 26 de julio y hasta el 22 de septiembre en el Teatro Helénico del Centro Cultural Helénico ubicado en Av. Revolución No. 1500, colonia Guadalupe Inn. Funciones: viernes a las 20:30 horas, sábados a las 18:00 y 20:30 horas y domingos a las 18:00 horas. Localidades: 200, 300 y 400 pesos.