NIÑOS MEXICANOS MUTILADOS POR GRANADAS MADE IN USA

,

,

Una granada fabricada en Estados Unidos, comprada por Felipe Calderón, entregada al Ejército, y olvidada por algún sardo drogado,  en Petlalcingo Puebla, le explotó al niño Oswaldo Zamora Barragán, de solo once años. El niñito perdió las piernas, una mano y sus genitales.  Una víctima más de esta estúpida guerra que no merecemos los mexicanos.

Oswaldo Zamora Barragán es un niño poblano que no conocía a su  padre, Bernardo Zamora Aguilar, ya que poco después de su nacimiento, éste se tuvo que ir a buscar una oportunidad de trabajo en los Estados Unidos. Se fue de México por hambre.

Así era el pequeño Oswaldo.

Así era el pequeño Oswaldo.

Mientras aquí en Puebla, en Petlalcingo, Oswaldo creció en la pobreza, arropado por la familia de su madre, Paula Barragán Soberanes, y su actividad principal era el cuidado de los animales en el municipio de Petlalcingo, donde el menor de 11 años vive sólo con su madre y su hermano.

Su mamá, Paula Barragán Soberanes, nos explicó que a su hijo le gustaba más trabajar en el monte que en la  escuela. De acuerdo a testimonio de todo el pueblo, desde  el mes de septiembre se instaló un batallón del Quinto Regimiento de Caballería Mecanizada del Ejército en la zona de Petlalcingo, para realizar prácticas, y con frecuencia dejan tiradas balas, y granadas.

El día martes 19 de julio en la mañana el niño Oswaldo al estar pastoreando a sus animales encontró tirada en el piso una bola de metal que al patearla,  explotó.

Las esquirlas le destrozaron su pie, y su pierna derechos, la mano derecha y parte del antebrazo, le amputaron sus genitales completamente, va a tener que orinar por un tubito, toda su vida.

La señora Amparo Barragán Soberanes, tía de Oswaldo Zamora  Barragán, mutilado por una granada del Ejército de Felipe Calderón; (El otro Ejército es el del Chapo Guzmán); clama que “Los militares deben responsabilizarse de lo que le pasó a mi sobrinito, ¡Le destrozaron la vida!.

Hay un culpable y exigimos justicia, por eso el culpable debe pagar por los hechos, son los militares porque yo los vi, son ellos, nadie más”.

 

VISITA DE LA SEÑORA MARGARITA ZAVALA GÓMEZ DEL CAMPO

 

El jueves por la noche, la gentil señora Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa de Felipe Calderón, visitó el Hospital para el Niño Poblano, donde esta internado Oswaldo.

Oswaldo estaba sedado  evidentemente, pero la gentil dama habló con sus padres y familiares y ellos dicen que les prometió ayuda, y los apoyos necesarios. Ellos pedían que estas promesas de ayuda se hicieran por escrito.

El secretario de Seguridad Pública del estado de Puebla, el General Ardelio Vargas Fosado, en un intento de descargar la responsabilidad al Ejército Mexicano, dijo que las lesiones del niño Oswaldo “fueron causadas por un petardo”.

De manera certera se sabe que ese martes  trágico, los elementos del 16 Regimiento de Caballería Motorizada, se encontraban realizando prácticas en terrenos de la comunidad El Ídolo, en Petlalcingo, donde ocurrió el incidente,  información que Vargas Fosado no puede negar  de ninguna manera.

 

NO ES LA PRIMERA VEZ

 

Lo más grave es que  este dramático episodio de un niñito mexicano lesionado y amputado por una granada de nuestro propio Ejército, en su propia casa, no es el primer episodio que ocurre,

Y a pesar de que se ha censurado todo tipo de información sobre estos casos, sabemos que el día miércoles  21 de abril de 2010, alrededor de las 13:30 horas, el niño Juan Enrique Vázquez de la Rosa de sólo ocho años de edad, sufrió la amputación traumática de su manita izquierda por una granada de fragmentación , en el patio de su casa , en el domicilio que se ubica en calle José María Michelena 1304, en su cruce con Mariano Jiménez, en la colonia Fomerrey, en el municipio de Santa Catarina, en Nuevo León.

 

OTRO NIÑO MÁS AMPUTADO POR UNA GRANADA DEL EJÉRCITO

 

Y el pasado día jueves 14  de julio el niño Jorge Sandoval Rendón, de 11 años, que estando de visita en Guadalajara, en la casa de su tío, Francisco Fraga, al estar jugando en el patio de pronto, se había encontrado un trompo metálico el cual le explotó y le amputó el brazo derecho, le destrozó la piernita derecha, además de que resultó con lesiones en gran parte del rostro y varias partes del cuerpo.

Conclusión. Esta tragedia de que uno de nuestros niños es lesionado  por una granada del Ejército Mexicano, en su casa,  granada empleada en esta guerra de baja intensidad para combatir al crimen organizado en México, es parte de los mal llamados daños colaterales. No es aceptable, de ninguna manera que  nuestros niñitos y nuestros jovencitos sigan sufriendo esta escalada de violencia, irracional, demencial e injusta. Todos, la institución presidencial, el Ejército, el Congreso, el Poder Judicial, la Suprema Corte de Justicia, y los partidos políticos, los que tienen el mando y el poder, deben reunirse en la búsqueda de un gran acuerdo nacional para detener esta violencia. Es imperativo, es impostergable, ¡Es Urgente!,

Señores Generales: ¡No más niños muertos en esta guerra absurda!.

 

LA CEREZA DEL PASTEL GRACIAS, AL EJÉRCITO MEXICANO

 

De acuerdo a lo informado por Bernardo Zamora Aguilar, padre del niño Oswaldo, el fin de semana tres oficiales del Eejercito, lo fueron a ver al Hospital, y hablaron con él y su esposa más de una hora, tomaron fotos y grabaron video, y además le interrogaron no muy amablemente de porque se fue a Estados Unidos a trabajar.

Así que si Usted ve un video en la televisión en el que los padres de Oswaldo le agradecen al Ejército no haberlo rematado,  fue grabado en esa reunión.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.