Published On: Mar, Ene 24th, 2012

La vida es como una Cabalgata en duermevela: Édgar Omar Avilés, Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2011

Cuestionarse cómo sería la vida sin Dios, si la realidad que nos rodea es una o existen múltiples maneras de entenderla, así como la añeja duda acerca del sentido de la vida, son los lineamientos sobre los cuales reflexiona el escritor michoacano Édgar Omar Avilés en su libro Cabalgata en duermevela.

El texto obtuvo el Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2011, por lo que ahora es editado por Conaculta, a través de la Dirección General de Publicaciones, dentro de la colección Tierra adentro. La presentación se realizará este miércoles 25 de enero de 2012, a las 19:00 horas, en la sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, con la participación de Alberto Chimal, David Miklos y Rosina Conde.

En entrevista con Conaculta, Avilés comentó que para él la vida es como unaCabalgata en duermevela, «pues considero que los seres humanos estamos entre el limbo y la realidad, que nuestra existencia se define por la capacidad que tenemos de imaginar. Por lo que un punto de partida para mis textos, es plantearme cuestionamientos sobre qué pasaría si tal o cual circunstancia no existieran.

«En los cuentos y novelas que he escrito hasta ahora aparece como una constante el planteamiento de qué sería de los seres humanos si de pronto Dios dejara de existir, es decir, si nos cuartan nuestra capacidad de imaginar, entonces quedamos desprotegidos, desnudos».

Cabalgata en duermevela es un texto dividido en dos secciones: «Sombras de cabalgata» y «Susurros de duermevela», que a su vez contienen 26 relatos en los cuales aparecen personajes que dejan a su paso un estado de inquietud obligada.

Su trabajo ha sido calificado como una sucesión de mini ficciones narradas a partir del uso de un lenguaje metafórico, pero Avilés lo que hace es «cazar» historias, a las cuales sus personajes se deben amoldar.

El escritor crea ambientes perturbadores para llevar al lector a situaciones que aparecen como ejemplos de las peores pesadillas de una persona, en las que habitan seres contradictorios y completamente distintos entre sí, quienes viven rodeados de la desesperanza o la paranoia.

«Por eso la existencia o no de Dios es tan rica en interpretaciones. Es un tema inagotable preguntarnos si es bueno o malo. El simple hecho de que millones de personas crean en él, le otorga un nivel de credibilidad muy alto, pero para mí, en el contexto de mis historias, el tema de la religión se ha convertido en una constante».

Para Avilés, su escritura está marcada por la necesidad de gozar de la incertidumbre para crear un final o finales inesperados, algo que le ha servido también para comunicarse con los lectores que siguen su trabajo.

«Internet es una herramienta fabulosa para los escritores contemporáneos, pues  nos brinda la oportunidad de difundir nuestro trabajo de manera muy amplia y directa, así que no me siento alejado de las personas, al contrario, me dirijo a ellos insistentemente y con los premios que he recibido tengo la oportunidad de dedicarme de lleno al trabajo de escritura.

«Este premio me ayudará a estar tranquilo durante algunos meses, para dedicarme a seguir escribiendo, que es lo más importante para mí, pues como todo ha sido resultado de mi propio trabajo, entonces la prioridad debe ser continuarlo en completa libertad, para desplegar de manera amplia la imaginación, que es la manifestación más humana que tenemos».

El Premio Nacional de Cuento Joven Comala, que es convocado por el Conaculta y la Secretaría de Cultura de Colima, está dotado con 50 mil pesos, un diploma y la publicación de la obra.

Édgar Omar Avilés Martínez, nacido en Morelia, Michoacán, en 1980, es egresado de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) y de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) campus Xochimilco.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.