Published On: Vie, Ene 8th, 2021

La Revuelta Laboratorio Escénico crea en Durango un espacio para exponer distintas disciplinas artísticas

  • El proyecto es realidad gracias a los maestros Javier Pérez Caicedo y Alejandra Juárez Aguilar, profesionales de la danza contemporánea

Concebida en julio de 2019 en la ciudad de Durango por los coreógrafos, bailarines y actores Alejandra Juárez Aguilar y Javier Pérez Caicedo, La Revuelta Laboratorio Escénico nace como un espacio profesional de producción, promoción y difusión del arte escénico.

En entrevista, Javier Pérez Caicedo, de origen ecuatoriano, señala que esta iniciativa surge tras 10 años de investigación continua y de que ambos colaboraran como maestros, coreógrafos, bailarines, productores y actores en las compañías, universidades, residencias, festivales, encuentros y elencos de Ecuador, Colombia, Costa Rica, Brasil y México. Su objetivo es generar una vitrina para compañías de danza contemporánea locales y nacionales.

Pérez Caicedo refiere que, junto a la maestra Alejandra Juárez Aguilar, originaria de la ciudad de Durango, tuvieron varias ideas, entre ellas el de establecer un espacio profesional de producción, promoción y difusión del arte escénico para el estado de Durango. “La compañía propone un espacio artístico de encuentro para las distintas disciplinas del arte y un espacio de investigación y desarrollo de la danza contemporánea”, apunta.

Javier Pérez recuerda que tras estudiar la licenciatura en Danza Contemporánea en la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán, el destino lo llevó, junto con Alejandra Juárez, a Ecuador, donde desarrollaron varios proyectos.

Ella trabajó como coreógrafa y maestra del Ballet Nacional del Ecuador, mientras que Javier Pérez lo hizo como coordinador artístico, coreógrafo y ensayador del mismo ballet.

Ahí, comenzaron a generar una red de trabajo que dio forma al espíritu de su proyecto artístico; después de vivir tres años en Ecuador, y de vuelta en México, llegaron a Durango hace cerca de un año y vieron que era el espacio idóneo para poner en marcha sus ideas.

La Casa de la Cultura de aquel estado los recibió con los brazos abiertos, por lo que en correspondencia, iniciaron talleres de capacitación para generar público, agrega.

“Entonces, La Revuelta Laboratorio Escénico nace como un proyecto que busca darle casa justamente a egresados de licenciaturas de estados aledaños, pero que además sirva como un laboratorio escénico para coreógrafas, en su mayoría, y coreógrafos de la zona norte”, explica.

Perez Caicedo comenta que la base de su trabajo artístico es la danza dramaturgista, que básicamente es una línea entre la dramaturgia corporal, el teatro físico y la danza contemporánea.

“Esa es nuestra línea de investigación, de trabajo, de donde venimos tanto Alejandra como yo, y pues la organización es la de una compañía; tratamos también de llevar mucho la estructura que teníamos del Ballet Nacional, un poco rescatar esa forma; además, de trabajar iniciativas individuales y por colectivo que es un sistema que está muy en boga”, concluye.