Published On: Lun, May 13th, 2013

La de José de la Colina es una pluma luminosa que irradia energía limpia: Jorge F. Hernández

Revisan el

«Como un puente entre siglos», definió el historiador y escritor Jorge F. Hernández al autor José de la Colina, reconocido por su trayectoria literaria este domingo 12 de mayo en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Con una amplia obra literaria reunida en más de una decena de libros, cinéfilo, periodista y crítico literario, de la Colina estuvo rodeado de amigos, familiares y colegas en el marco del ciclo Protagonistas de la Literatura Mexicana, organizado por la Coordinación Nacional de Literatura del INBA.

Para Jorge F. Hernández, se trata de un niño autodidacta, que lee sin descanso, se ríe de todo y empieza a saberse y sentirse escritor.

«De la Colina es un árbol de inmensa sombra de cuyas diversas ramas literarias han dado ya muchos párrafos en flor. Sus lectores somos agradecidos exponenciales, en cada uno que lee sus páginas aumenta el silencioso aplauso de reconocimiento», expresó Jorge F. Hernández.

Destacó su pluma luminosa que irradia energía limpia ya sea en sus ensayos sobre cine o sus libros, sus críticas literarias, como cronista de la ciudad o  como guía bibliográfico.

De acuerdo con la escritora Ana García Bergua, pocos escritores hay en nuestro país que hayan defendido con tanta elocuencia y talento el derecho a escribir por el placer de hacerlo como José de la Colina.

 «El juego de las palabras que lleva casi por accidente a la revelación, pero no a revelaciones morales fácilmente trascendentes sino a la revelación estética, digamos como el rayo que asoma entre las nubes, esa mirada lúcida que vuelve interesante cualquier cosa y cualquier idea y la transforma en algo nuevo, eso es lo que yo llamo literatura y es lo que tú llevas haciendo desde siempre en perpetuo movimiento con la naturalidad de quien conversa», reflexionó Ana García Bergua.

Consideró que si la literatura mexicana fuera una película, el papel de José de la Colina sería el de «un muchacho que recorre a caballo el desierto y las praderas infatigable en sus hallazgos y sus mensajes, una especie de perpetuo buscador de tesoros sin el cual la película se desmorona».

Por su parte, José Luis Martínez S. destacó que cada viernes desde hace varios años en el restaurante del Hotel Imperial, se realiza una tertulia entre amigos y colegas, en los que el autor de La tumba India participa para entregar imágenes deslumbrantes.

«Apasionado, risueño, a veces nostálgico nos habla de su niñez, su padre don Genaro, su amistad con Octavio Paz y Luis Buñuel (sus principales influencias), su pasión por Mozart y Don Quijote».

Y aprovechó la ocasión para dar lectura a los comentarios de autores como Roberto Pliego, Braulio Peralta, Armando González Torres, José Antonio Lugo,  y Javier Perucho en los que expresan su reconocimiento a José de la Colina como figura fundamental de la literatura mexicana.

José de la Colina nació en Santander, España,  el 29 de marzo de 1934. Tras el término de la Guerra Civil pasó con su familia a Francia, Bélgica, Santo Domingo, Cuba y finalmente a México, donde radica desde 1940.

Ha sido miembro del consejo de redacción de las revistas Nuevo Cine, Plural, Revista Mexicana de Literatura y Vuelta; y director, por 20 años, de El Semanario Cultural de Novedades.

Entre los reconocimientos a los que ha sido acreedor destacan: el Premio Nacional de Periodismo Cultural 1984; el Premio Mazatlán de Literatura 2002, por Libertades imaginarias y la Medalla de Bellas Artes 2009.

En 2005 recibió un Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, y en 2009 el INBA le dedicó un homenaje por sus 75 años.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.