Published On: Vie, May 7th, 2021

Enrique Montero Ponce, inmortal del beisbol poblano

  • La Novena Verde rinde homenaje al histórico que vivió de cerca todos los campeonatos de los Pericos de Puebla.

 

El Club de Beisbol Pericos de Puebla, encabezado por su presidente José Miguel Bejos, develó el día de hoy una placa conmemorativa en las instalaciones del Parque Hermanos Serdán, en honor a Enrique Montero Ponce, promotor y amante del Rey de los Deportes.

En el acto protocolario estuvieron presentes Mario Montero Serrano, director general de Grupo Tribuna Comunicación; Ana Patricia Montero, presidenta ejecutiva de Grupo Tribuna Comunicación; Jaime Gardia Calderón, Presidente de Grupo Tribuna Comunicación y Mario Montero Rosano, nieto y colaborador.

El encargado de develar la placa fue el vocero oficial del Club, Ramón Ramírez quien aseguró: “no se puede hablar de beisbol en Puebla si no se menciona el nombre de Don Enrique Montero Ponce, fue un gran impulsor, promotor, comunicador y apasionado de este deporte. Este homenaje es lo menos que podemos hacer para un hombre que rescató y defendió el béisbol siempre en esta ciudad”.

Después de develar la placa conmemorativa, Mario Montero indicó: “Nos sentimos muy contentos por este homenaje y esta placa para mi padre, es uno de tantos reconocimientos que le han hecho, pero este es especial, porque sabemos lo que sentía por el béisbol y por sus Pericos”.

Enrique Montero Ponce fue un destacado promotor del mundo deportivo, especialmente del beisbol. Fue testigo de las diferentes etapas de la pelota caliente en Puebla. Vio en acción a los Pericos de los años cuarenta, novena en la que militaron figuras como Roberto Ávila, Salvatore Maglie y Adolfo Luque, a quien siempre catalogó como el mejor manager que dirigió a los emplumados.

Tuvo injerencia en el campeonato que logró la Novena Verde en los años 50 en la Liga Invernal Veracruzana; y vivió juego a juego la década de los 60, especialmente en 1963, el año del campeonato en el que figuraron Ronnie Camacho, Miguel Sotelo, Oscar Rodríguez, Rodolfo Sandoval, Jorge Fitch, Tony Castaño, con quienes creó un fuerte vínculo.

Fue artífice del regreso del beisbol en los años 60, década en la que Pericos se transformó en Ángeles, y con trabucos en cada uno de los años, se logró un campeonato más en 1979, con aquel gran duelo de pitcheo entre Mike Paul y Ernesto Escarrega.

Posteriormente, fue la principal fuente de información relacionada al Rey de los Deportes, dando cabida en sus espacios noticiosos al campeonato de los Ángeles Negros de 1986 y el regreso a Liga Mexicana de los Pericos tanto en 1993 como en el año 2000. En la última etapa de la novena emplumada, Enrique Montero Ponce fue testigo del más reciente campeonato en el año 2016