Published On: vie, Ago 2nd, 2019

En el desierto no hay sirenas, nueva producción del Colectivo Imaginante Teatro

Tras el rotundo éxito de Inventario de Fantasmas, de Eduardo Torres, seleccionada para la Muestra Estatal de Teatro Coahuila (2017-2018), el colectivo Imaginante, integrado por Iván Torres, Brenda Vargas, Valentina Saldívar y Daniela Flores, anuncia su nueva producción En el desierto no hay sirenas, cuya trama gira en torno a una relación amorosa dentro de la temática del narcotráfico.

La compañía, que inició en 2015, dio forma a una obra que será parte de una trilogía que, a decir de Iván Torres, sumará algo positivo a la sociedad, dará esperanza, cobijo o un fuerte abrazo a quien pasa por alguna de las problemáticas abordadas en las obras.

El joven comunicólogo y director de Imaginante habla de la importancia de abordar temas tan vigentes en la sociedad, porque gracias a la dramaturgia es como han podido mostrar de manera esperanzadora todo lo que hay detrás de una desaparición, en el caso de la obra Inventario de Fantasmas.

“Esta obra nos abrió un panorama muy amplio y nos puso en contacto con el grupo Vida, un grupo de padres, cuyo común denominador es la desaparición de algún miembro de su familia. Ellos se dedican a la búsqueda de personas desaparecidas y al asesoramiento y acompañamiento de quienes viven una situación similar de algún familiar, amigo o conocido. Les ayudan a todo este proceso de qué hacer, a dónde acudir y qué esperar”.

Es en este contexto, con diversos problemas sociales, que el colectivo Imaginante nace con la inquietud de formar un equipo interdisciplinario en el que las capacidades de cada integrante sean un aporte profesional para la creación y apoyo en el desarrollo de proyectos artísticos.

Sus primeros trabajos fueron Soliloquios de mujeres locas, de Brenda Vargas (2015); Pastel de tres leches, de Edna Ochoa (2016) y A los pinches chamacos, de Francisco Hinojosa, seleccionada para el Festival de Monólogos Coahuila (2017) y que tuvo una pequeña gira por ese estado.

“Para nosotros ha sido lo más importante que hemos hecho como agrupación, porque creemos que el teatro abona con la exposición de la temática, hacerla visible y concienciar a la sociedad”, comenta en entrevista.

Torres asegura que como colectivo sienten un compromiso social, porque no se trata de hacer teatro por hacerlo, es compartir historias, esperanza, “sabemos que posiblemente no podemos hacer mucho, pero si está en nuestro alcance visibilizar una problemática y compartir un abrazo, qué mejor manera de hacerlo”.

La productora del colectivo lo vive en carne propia, no encuentran a su familiar, entonces creemos que es muy importante, incluso es lo que nos ha ayudado dentro del teatro, a sanar ese tipo de heridas, abunda el director de la compañía.

“Al principio era muy complicado tocar el tema, cuando ella sintió este abrazo a través de la obra ‘ella dijo’ claro, hay que compartirlo para que las demás personas que han pasado por eso sientan ese abrazo y no se sientan solos”.

En la región de Torreón, Coahuila, 2010 fue un hito a raíz de una serie de hechos violentos que se vivieron en la localidad, pero asegura el director de Imaginante, que el teatro ha ayudado no solo a divertirse o distraerse de la cotidianeidad, sino a reflexionar.

“La mayoría de las compañías de teatro que hay en la región, nos hemos dado a la tarea de hacer que las personas se sientan bien, se sientan con la confianza de salir. Actualmente la ciudad ha tenido un cambio, ya vamos avanzando”.

Iván Torres adelantó que la tercera obra de esta trilogía se llamará Rapaz y abordará un tema todavía más delicado, hablará de los “Halcones”, chicos que dan avisos de los puntos de venta de droga. “Está en proceso, es muy fuerte y todavía no la hemos considerado al menos en este momento para montaje, pero sí me gustaría complementar esta trilogía”.

En el desierto no hay sirenas se estrenará en septiembre próximo, aún por confirmar la fecha y el lugar.