Published On: lun, Oct 7th, 2019

En Cuautepec quieren hospital, mercado y canalización del agua de lluvia en vez de Cablebús

Los vecinos de Asamblea Cuautepec iniciaron este domingo una colecta de firmas para respaldar su Proyecto Integral de Movilidad para el Bienestar de los Habitantes de Cuautepec, que permitiría mejorar la forma de transportarse a todo el pueblo y con los restantes recursos con que el gobierno pretende construir el Cablebús, realizar otras obras como un hospital de tercer nivel, un mercado con toda la infraestructura que evite los tianguis y la canalización de los escurrimientos pluviales en las barrancas, entre otros.

Afirman que el Cablebús es inviable porque sólo moverá a 11 por ciento de los usuarios del transporte, mientras que su proyecto es para todo el pueblo que se beneficiará con la liberación de vías de comunicación de topes, autos estacionados a los lados de las calles, los tianguis y todos los obstáculos que existen en las aceras y banquetas.

Así que si su proyecto es viable con 500 millones de pesos, afirma Juan Téllez, uno de los voceros del movimiento vecinal, los otros 2,500 millones de pesos que el gobierno piensa utilizar para construir el Cablebús se podrían usar para construir un hospital de alta especialización, un mercado bien ordenado y con la infraestructura necesaria para dar servicio a todo el pueblo y canalizar los escurrimientos pluviales que han generado muchos daños económicos y físicos a la población.

Ayer Juan Téllez y Andrea Allende, otra de las voceras, estuvieron en los Campos del Deportivo Revolución, un referente para el deporte de Cuautepec desde 80 años atrás, donde los usuarios de las canchas de futbol, basquetbol y beisbol dejaron sus firmas para apoyar el proyecto vecinal y defender el espacio donde realizan sus actividades deportivas todos los días de la semana.

Andrea Allende destacó que lo que Cuautepec necesita es que se liberen las principales avenidas mientras que el Cablebús, por el contrario, las entorpecerá al ser bloqueadas un sinnúmero de calles que tienen un ancho de apenas cuatro metros y los postes del Cablebús tienen un diámetro de 3.5 metros, además de que afectarán a todos los predios a su alrededor por el constante paso de góndolas que alterarán el peso de los terrenos y afectarán a las casas colindantes.

“Buscamos que todo proyecto que sea aplicado a nuestra comunidad sea incluyente, que no afecte a los pobladores o que esto sea minimizado al máximo, lo que no ocurre con el proyecto Cablebús”, expresó Allende.