Published On: Mar, Sep 2nd, 2014

Cierra en Londres la exposición Made in Mexico, que presentó al rebozo en el arte, la cultura y la moda

Cierra en Londres 1
Después de haber estado casi dos meses en exhibición en Londres, Inglaterra, la muestra Made in Mexico. The rebozo in art, culture & fashion (Hecho en México. El rebozo en el arte, la cultura y la moda) cerró sus puertas al público este domingo 31 de agosto, luego de recibir cerca de 10 mil visitantes.
Según cifras preliminares esta exposición de rebozos mexicanos, la primera que se lleva a la capital británica, registró cerca de 10 mil visitantes, toda vez que representó una novedad para el Fashion and Textile Museum (Museo de la Moda y los Textiles).
Con una presencia notable de personas de origen hispano, Made in Mexico estuvo acompañada con la venta de rebozos, accesorios y artesanías de hojalata con motivos asociados a la exposición, los cuales también registraron una alta demanda.
Compuesta por alrededor de 75 piezas pertenecientes a colecciones públicas y privadas, que datan desde el siglo XVIII hasta la actualidad, el objetivo de Made in Mexico era presentar una visión fresca y diferente sobre el rebozo, como un símbolo de la cultura y la identidad mexicana, pero al mismo tiempo como una prenda atemporal que puede usarse en contextos contemporáneos.
Así se apoyará a las artesanas y artesanos que se dedican al largo y complejo proceso que implica la creación de rebozos en diversas técnicas, ya sea pintado, estampado, bordado o tejido, que lo mismo sirve para cubrir, que para cargar y como un complemento ornamental.
La muestra fue dividida en cuatro secciones para explorar la historia de los textiles mexicanos, presentar a personajes asociados con el rebozo, como la pintora Frida Kahlo y la cantante Lila Downs, plantear su uso, las técnicas de tejido y su presencia en el arte y la moda contemporánea.
En Made in Mexico se presentan rebozos históricos prestados por el Museo Franz Mayer de los siglos XVIII y XIX, del Museo Británico de la colección Robert Everts, así como piezas del acervo del Museo Textil de Oaxaca, de elaborados entre los años 1960 y 2010.
Marta Turok, antropóloga mexicana que se encargó de una parte de la curaduría de esta exposición, señaló que así se busca promover al rebozo para que sea consumido, ya que se trata de una prenda que está en riesgo, por ello se cuenta con una sección de arte y moda, donde se muestra su uso en contextos contemporáneos.
Explicó que «la exposición fue curada de manera general por Hilary Simon, presentando una visión fresca y diferente sobre el rebozo. Una sección consiste en mostrar la parte histórica del rebozo, otra la parte etnográfica, un tercer apartado aborda el rebozo y la moda a partir de la interpretación que han hecho mexicanos e ingleses usando pedazos de rebozo y para la última parte se buscó gente que ha usado el rebozo o se inspira en él para comunicar algo a nivel contemporáneo».
Made in Mexico toma en cuenta la diversidad del rebozo, ya que según Marta Turok, «cada lugar de origen del rebozo te habla de tantas cosas ya sea colgando o acostado, el cómo se combinan colores y texturas».
La pintora Frida Kahlo también forma parte de esta muestra, donde se presenta como una de las primeras personas, en la primera mitad del siglo XX, que se puso la indumentaria indígena y tradicional mexicana, cuando no era común.
Para acercar a nuestro país al público londinense, la exposición no sólo presenta la historia de México a través del rebozo, ya que también está integrada con imágenes de fotógrafos contemporáneos como Graciela Iturbide, Antonio Turok, Pedro Valtierra y Lourdes Almeida.
En una de las series fotográficas, se observa a la cantante Lila Downs portando rebozos, lo que representa a la mujer joven contemporánea con esta prenda que se puede usar en todos los contextos, por todas las clases sociales y en diferentes culturas, incluyendo la inglesa.
Por otro lado, en la sección de Arte y moda contemporánea, pintores, artistas conceptuales, diseñadores de moda y artistas textiles ofrecen una nueva visión del rebozo, ya que además del uso tradicional es una prenda que «puedes transformarla o emplearla con otras prendas más contemporáneas. Un artista también puede inspirarse en una prenda emblemática de diferentes maneras», precisó la curadora.
Made in Mexico presenta nuevas propuestas de estas prendas realizadas por artistas de la talla de Francisco Toledo, Pedro Diego Alvarado y Rodrigo Pimentel, así como de diseñadores de moda, entre ellos Lydia Lavín y Beatriz Russek y de artistas británicos que han creado rebozos inspirados en México.
Una vez que cierre, esta exposición viajará a nuestro país donde estará en exhibición en la primavera del próximo año en el Museo Franz Meyer, como parte de las actividades de El Año de Reino Unido en México y de México en Reino Unido.
El director del Museo Franz Meyer, Héctor Rivero, aseguró que «esta es una muy interesante muestra de lo que ha sido la presencia del rebozo que termina siendo una prenda de identidad nacional en México. Lo importante es que no sólo se está prestando esa parte histórica de lo que ha sido el rebozo en el país, sino que llega hasta el siglo XXI, mostrándose en el montaje la utilización del rebozo en la moda contemporánea».
Cuando la exposición llegue a México, Héctor Rivero aseguró que «la haremos crecer y se realizará una gran muestra del rebozo para darle entrada a todas las regiones del país donde se producen. Esto es un trabajo de reconocimiento, pero también de promoción».
De acuerdo con Héctor Manuel Meneses, director del Museo Textil de Oaxaca, con esta muestra se trata de difundir una prenda que se podría decir que es universal y que «no sólo sirve para cubrir el cuerpo, puede servir para cargar, como un complemento ornamental, puede decorarse de muchas maneras, pintarse, estamparse, bordarse, tejerse, construirse de diferentes y variadas maneras, me parece que cuando una pieza tan universal se presente en un contexto universitario, presenta un panorama a los estudiantes de todo lo que se puede conseguir con tan sólo lienzos rectangulares».
Indicó que en Made in Mexico se exhibe cómo se emplea el rebozo como un elemento propio de identidad y de gusto en la vestimenta, así como una serie de propuestas de arte y diseño textil contemporáneo que permite entender al rebozo como un ente prácticamente vivo y adaptable a nuestro mundo actual.
Destacó que «generalmente el rebozo se asocia a México, pero también hay una sola imagen en la mente: los rebozos oscuros, jaspeados con puntitos blancos, que son los más conocidos. Hay una gran riqueza, muchos de ellos todavía siguen en uso y es parte de la identidad de muchos de los pueblos que conforman nuestro país, para nosotros es muy importante que esto se haya contemplado en la exposición y por supuesto nos da mucho mayor gusto saber que una muestra de estos rebozos comunitarios van a estar en México».