Published On: Mar, Mar 1st, 2011

Vocero sin calidad moral

Melquiades Morales ha decidido presentarse como el vocero de la unidad priísta, así como de Manlio Fabio Beltrones en la entidad. Con la raspada investidura que le permite la Senaduría que consiguió en el 2006 -gracias al voto priísta-, olvida que su participación política en el pasado proceso electoral benefició únicamente a Rafael Moreno Valle. Un hecho que registró todo el priismo poblano.

            Es hablar de unidad cuando sus huestes están perfectamente ubicadas en este sexenio. Su discurso es un insulto a la inteligencia de la verdadera militancia tricolor. Que ahora nos venga a recitar un breviario de actitudes para formar parte del priísmo agachón -como el que brilla en el CDE del PRI y entre quienes se dicen líderes de sectores y organismos adheridos al tricolor-, una bofetada a la dignidad. Somos miles de priístas que nos conducimos con dignidad y congruencia. Estamos enfadados con el seudo liderazgo de Juan Carlos Lastiri, pues sólo refleja acciones tendientes a no causar el menor enojo ni levantón de ceja del Gobernador Moreno Valle.

            Lejos de buscar un acercamiento con las bases, se ha dedicado a promover a gente que poco o nada hicieron por ganar el pasado proceso electoral. Gente que con tal de no darle un dolor de cabeza antes de su asunción a la dirigencia tricolor, le encontró acomodo en alguna cartera de la estructura partidista ¡Hasta el Junior de Melquiades -otrora mega brother de Marín -llegó a ser dirigente! Como priístas de sepa, estamos negados a ser comparsa de una dirigencia blandengue y hemos hecho un frente común para denunciar la genuflexa actitud de Lastiri y varios compañeritos que ostentan una privilegiada posición dentro de la estructura tricolor. La congruencia siempre será vista como una cualidad apreciada.

            No importa si es de izquierda, derecha o centro. La definición clara de las personas, las honran el resto de sus días ¿Con qué calidad moral salen a pontificar sobre la UNIDAD y respeto a nuestra doctrina personajes altamente conocidos por su oportunismo, rastrerismo y deslealtad? Lastiri prometía ser un buen líder en estos tiempos de oposición. ¡Craso error! Considerando que su nuevo tatiasca -Melquiades Morales- le ha indicado que en Puebla no existen condiciones para ser oposición, se sumó sin respingo al proyecto morenovallista. ¡Qué vergüenza! El discurso amorcillado que Melquiades se reventó en el evento de su vástago, evidencia senilidad y cinismo.

            Es la fecha que el Senador no se ha pronunciado para condenar la oleada de despidos injustificados de tanta gente con el arribo de los morenovallistas. Los suyos ya tienen chamba; lo demás lo tienen sin cuidado. Terminará sus días cargando con la vergüenza de ser señalado como entreguista y desleal. Un pésimo ejemplo político a seguir. A menos que el decoro ya no valga en nuestra sociedad.

            Sólo Lastiri lo ha superado en incompetencia y deslealtad. Mal acaba, quien mal empieza ¿Terminará?

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.