Published On: Jue, Mar 3rd, 2011

Un Partido a la deriva

Muchos han sido los compañeros priístas que miran con asombro hasta donde ha llegado nuestro instituto político. La evidente disposición del todavía dirigente Juan Carlos Lastiri hacia el gobierno morenovallista, raya en el entreguismo total. Lo peor del caso es que la actitud de Lastiri ha contagiado a quienes ocupan importantes carteras en la estructura tricolor.

 Lo más lamentable del caso, es que luego de hacer pública la determinación de varios ex servidores públicos de demandar al Gobierno del Estado por despido injustificado, no han faltado los dirigentes de sectores y diputados que con tal de no incomodar al gobernador Moreno Valle, optaron por negar de plano su apoyo ante esta deleznable situación. Con razón, el Secretario del Trabajo hace una serie de declaraciones que caen fácilmente en la calumnia y la difamación.

 Delitos que curiosamente ya no forman parte del Código Penal de la entidad, pero que denotan la intolerancia y el escaso criterio que este funcionario tiene al tildar de “mapaches” a quienes fueron despedidos al iniciar el sexenio. ¿Tiene como probarlo o prefiere ser demandado civilmente por ofender a las personas que laboraron por años al servicio del gobierno? Ya que este Secretario pertenece al club de los que más respaldaron la respectiva legislación, valdría la pena recordarle que ya no se puede abrir la bocota al más puro estilo come santos y caga diablos. Todos hijos o todos entenados. Sobre todo cuando se tiene una larga cola por pisar.

 Al margen de la limitada apreciación de este muchacho en funciones- respecto a los miles de ex trabajadores al servicio del estado- la realidad es que priístas o no, son ciudadanos que se han quedado sin sustento para mantener a sus familias. Ojalá todos ellos hubieran hecho un patrimonio como para volverse en empresarios exitosos de la noche a la mañana.

  Lo bueno es que ahora -dice Neto Cordero- se sabe que gracias a los gobiernos panistas, vivir con 6 mil pesos permite a los mexicanos tener casa, comida, sustento, viajes (con estopa, off course) para el jodido y toda su familia. Incluso, podrá deducir de sus impuestos el pago por las colegiaturas de sus hijitos en escuelas privadas. ¡Qué maravilla! Con razón el joven dirigente de la CTM, se contagió del entusiasmo calderonista y por ello prefiera hacer resonancia de las excelsas declaraciones de sus amigos de Compromiso por Puebla, al grado de olvidar por completo su origen familiar obrero y la doctrina del partido por el que llegó a ocupar una curul a nivel federal.

 Esto en virtud de que para Leobardo los despedidos de este sexenio, NO son tema. ¡Ah caray! Para él, lo que Oscar Aguilar ha señalado en declaraciones pasadas respecto al apoyo legal que está proporcionando a los despedidos, es un asunto político y a título personal. La bancada tricolor NI siquiera consideró incluir el tema en sus acuerdos con el gobernador. Como no le afectan personalmente ni son parte de su interés político -a menos que sea campaña- prefiere ignorar el asunto y hacerse a un lado. Por ello declaró que su ÚNICA preocupación estriba en reiterarle -UNA VEZ MÁS- a Moreno Valle que él se dedicará a hacerle la vida placentera evitándole fricciones y molestias desde sus modernas oficinas cetemistas.

Con el 5% de apoyo gubernamental a su sindicato, está de más ubicar el motivo de su indiferencia hacia el tema de los desempleados. Es obvio que no quiere verse menos servil ante Moreno Valle que Lastiri o Márquez. ¡Vaya papelazo! Con la pena. Aunque más pena debiera darles el descarado entreguismo y la falta de compromiso que tienen hacia el partido que los postuló.

 En estos tiempos de cambio de gobierno, dudo mucho que al propio Moreno Valle le convenga o agrade taaanto rastrerismo tricolor. Lejos de ganarse su respeto, terminarán siendo considerados carne de cañón y votos utilitarios.

 Eso siempre pasa con los agachones, desleales y lamebotas. Por fortuna hay un gran número de priístas con dignidad y coraje. Hombres y mujeres que sabemos cómo trabajar en beneficio de nuestros correligionarios sin agachar la cerviz. Hombres y mujeres que estamos reuniéndonos para recuperar nuestro instituto político. Y lo haremos a la brevedad. Antes de perder totalmente la franquicia y la identidad. Lastiri y todos los dirigentes de sectores están en la mira.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.