Published On: Lun, Jul 6th, 2015

Tres de cada 10 docentes mexicanos se ausentaron a evaluación

examen_040814

En 29 estados mexicanos casi tres de cada 10 maestros aspirantes a ingresar o ser promovidos a cargos docentes y directivos en la educación media superior no asistieron a evaluarse el primer día, trascendió hoy.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) comunicó que se presentó el 73,4 por ciento de los registrados, es decir de algo más de 19 mil previstos a acudir ayer a algunas de las sedes de aplicación, solo se examinaron 14 mil.

En el Distrito Federal 31,2 por ciento de los candidatos no fue, ya que de mil concursantes se evaluaron 688.

Una de sus sedes tuvo una asistencia de 16, donde existían 52 solicitantes registrados.

Mientras, la SEP anunció desde el pasado viernes que suspendía la aplicación a seis mil 222 aspirantes de los estados de Oaxaca, Michoacán y una parte de Chiapas, al carecer de condiciones de seguridad, aunque no dio fechas para este proceso evaluativo.

Asimismo, informó que en Chiapas, donde maestros impidieron la aplicación de la prueba en algunas sedes, Michoacán y Oaxaca, se les dijo individualmente a los aspirantes registrados que la evaluación fue pospuesta.

Estos concursos de oposición para la asignación de plazas docentes, así como de promociones a cargos de dirección, supervisión y asesor técnico pedagógico en la educación media superior, preveían una participación de 46 mil 783 maestros en todo el país.

No obstante, según cifras de la SEP, solo 40 mil 672 contaban con condiciones para ser evaluados este fin de semana.

De ese total, 19 mil 76 debían acudir ayer, cuando comenzó el proceso, mientras que para este domingo se prevé la asistencia de 21 mil 596.

La evaluación se extenderá hasta mañana lunes.

Por su parte, aspirantes a cargos docentes consideraron injusto que se apliquen exámenes de conocimientos y habilidades solo a los profesores, en vez de exigirse también a otros servidores públicos.

El conflicto entre sectores magisteriales y el gobierno mexicano se mantiene aún, tras repetidas manifestaciones de protesta y boicot a esta evaluación docente gubernamental, que grupos de maestros catalogan de punitiva y orientada a justificar el despido laboral.