Published On: Jue, Ago 6th, 2015

Tigres cayó ante River en la final de la Libertadores

tigres

Los Tigres de La UANL cayeron 3-0 contra River Plate, en el Estadio Monumental, y se quedaron con el subcampeonato de La Copa Libertadores de América.

La cita con la historia marcaba el 5 de agosto de 2015 ; River y Tigres arrancaban la Gran Final de La Copa Libertadores en el mítico escenario del estadio Monumental.

Estos equipos se vieron las caras tres veces en la presente edición del certamen sudamericano, siempre con igualdad en el marcador . Ahora, Millonarios y Felinos tendrían que definir al flamante campeón de la Copa Libertadores.

El peligro no se hizo presente en los primeros instantes, pues los argentinos se dedicaron a presionar la salida de los Felinos, incomodando los pases consecutivos. Es así que la tenencia del esférico fue mayormente para El Millonario.

Tigres no llegaba al último tercio del campo, pero al 14, un error del rival permitió que robaran el balón y que Gignac filtrara para Rafael Sobis, quien se la perdió en grande tras intentar un recorte y perder la bola frente al marco.

Los regios equilibraron en media cancha, pero el partido entró a una etapa de muco roce que ocasionaron varias amonestaciones. Pero el equipo visitante tuvo otra aproximación al 23, cuando Jurgen Damm desbordó por derecha, amagó hacia dentro y pasó una diagonal que Gignac abanicó en última instancia. Hasta al mejor cazador se le va la liebre, y Tigres se perdía una gran ocasión.

La lluvia hizo acto de presencia, poniendo más drama a un partido que ya mostraba nerviosismo por parte de ambos conjuntos.Entonces los anfitriones tuvieron la primera y no perdonaron. Al 45´ Leonel Vangioni superó a un rival en media cancha, alzó la vista y mandó un pase a profundidad que Lucas Alario cabeceó con una impecable palomita; el balón ingresó pegado al metal izquierdo ante un Nahuel Guzmán que hizo lucir la jugada con su vuelo.

Con mira a la historia, los mexicanos salieron al complemento para tener el balón en sus pies, aguardando con paciencia aquella jugada que pudiera marcar la diferencia. Los de La Plata arriesgaban al ceder la iniciativa e incluso llevaron el trámite a un terreno hostil, de mucho contacto.

Al 67´, llegó lo que pudo significar el empate felino. Jurgen Damm llegó a línea de fondo, mandó un buen centro y Javier Aquino saltó a destiempo para cabecear, enviando la redonda por arriba de la horizontal. Pasaban los minutos, pero Los Tigres no descontaban en la pizarra.

Las oportunidades no fueron aprovechadas por los norteños, lo que evidentemente pasó factura contra un rival que si supo recoger el fruto de sus acciones. Y también llegó el error de Javier Aquino, pues cometió una infracción dentro del área a los 74 minutos y el uruguayo Carlos Sánchez se ubicó en el manchón de penal para mandarla guardar al sector derecho.

River dictó sentencia con toda la confianza de su lado. Fue en un tiro de esquina al 78´; Ramiro Funes Mori vino de atrás y se levantó para conectar un martillazo que dejó sin reacción a Nahuel Guzmán. Explotaba el Monumental de Núñez, sabedor que La Copa Libertadores se quedaba en Buenos Aires.

Los minutos finales fueron de trámite para los anfitiones; Tigres luchó hasta el último suspiro con más corazón que con ideas futbolísticas; no era para menos, en sus manos de escapó la posibilidad de que un equipo mexicano ganara por vez primera La Copa Libertadores de América.

Así terminaron las acciones; River Plate consiguió el título sudamericano después de 19 años y Tigres fue un digno subcampeón con una buena participación a lo largo del certamen, convirtiéndose en el tercer conjunto mexicano en llegar a una final de Copa Libertadores.