Published On: Sáb, Nov 28th, 2020

Se gradúan promotoras de la salud de proyecto frente al COVID-19

  • El curso de Formación Básica de Nutrición fue impartido durante 14 semanas por tres unidades de la IBERO
  • Con las 10 promotoras, la comunidad poblana de Tosepan ahora verá fortalecida su respuesta ante la crisis sanitaria



Rosalba, Fabiola, Rosa, Lucía, Rosalía, Guadalupe, Adalí, Carmen, Maricarmen y Alma Delia son las diez promotoras de la salud con las que contará a partir de hoy la comunidad de Tosepan, en la Sierra Nororiental de Puebla, para fortalecer la capacidad de respuesta de la población rural en riesgo ante la contingencia sanitaria por COVID-19, mediante el diseño e implementación de una estrategia basada en la prevención, el seguimiento y el fortalecimiento del estado de salud y el estado nutricio, desde la estructura organizativa de la Unión de Cooperativas Tosepan Pajti.

En el marco de las acciones de los proyectos de investigación ‘IBERO frente al COVID-19’, el curso en Formación Básica de Nutrición fue impartido a lo largo de las últimas 14 semanas a las promotoras de salud indígena por integrantes de tres instancias de la IBERO: la Clínica de Nutrición, el Departamento de Salud y el Centro de Inversión Social (CIS), en colaboración con la propia Unión de Cooperativas Tosepan Patji.

Tras más de cuarenta años de trabajo continuo y organizado, la Unión de Cooperativas Tosepan integra 41 mil familias (78% de ellas de los pueblos originarios náhuas y tutunakú) de 430 comunidades distribuidas en 29 municipios de la región de la Sierra Nororiental de Puebla y en cinco municipios del Totonacapan veracruzano, logrando alcances sustanciosos en áreas de educación popular, agricultura campesina, finanzas sociales, comercio justo, vivienda sustentable, soberanía alimentaria y salud.

La presente propuesta se enmarca en la iniciativa Tayolchikawalis, una estrategia integral de largo aliento en respuesta a la contingencia sanitaria por la pandemia del COVID-19, explicó Adriana de la Peza, titular del CIS e integrante del Equipo Coordinador de la iniciativa.

Al fungir como maestra de ceremonias de la graduación, De la Peza reconoció a las promotoras por su valentía para poder llegar a las comunidades y hablar de algo que no es sencillo en el contexto de la enfermedad, como el cambiar los hábitos que tenemos. 

Maricarmen Andrés Flores, una de las promotoras que se graduaron, dijo sentirse honrada de ser la portavoz de sus compañeras para expresar que “estamos muy contentas, muy agradecidas por esta formación que hemos recibido durante estos meses. Tenemos la certeza que todo lo aprendido lo vamos a poner en práctica porque tenemos ya los conocimientos y las herramientas necesarias para ello, gracias a que las nutriólogas de la IBERO nos apoyaron en este curso”.

Paulina Garrido Bonilla, presidenta de la Unión de Cooperativas Tosepan, también agradeció el apoyo de la IBERO por este proceso de aprendizaje que se le ofreció a sus compañeras como parte de una serie de acciones integrales para resistir ante estos momentos que se vive en el mundo y en la región por la COVID 19.

“Para esta serie de acciones integrales hicimos un diagnóstico comunitario que se realizó a través de nuestras promotoras de salud, sobre todo con las familias en situación vulnerable. Pero algo que me agrada mucho del equipo de Tosepan Pajti es su entusiasmo y el cariño que siempre ponen a estas actividades que están realizando con las familias. Es un momento oportuno para fortalecer los corazones de nuestros hermanos nahuas en este periodo de la pandemia que nos aqueja”.

Romualdo Zamora, también presidente de la Cooperativa Tosepan Pajti, intervino para decir que la organización siempre ha luchado por capacitar y formar a su personal lo cual es un valor importante para la comunidad. Ahora pretende que la salud se transforme también en un valor dentro de las familias.

Por parte de las autoridades de la IBERO habló primero Marisol Silva, directora de la División de Investigación y Posgrado, quien comentó que este tipo de proyectos “nos hacen entender que la investigación y el trabajo de las comunidades tienen sentido cuando se arraigan en los proyectos de vida como Tayolchikawalis.

“Es un placer saber que nuestras investigaciones no se quedan en cuatro paredes, sino que trascienden, y trascienden para tratar de aportar un granito de arena para transformar las condiciones que vivimos en México, y todo ello depende de nuestra gente, del compromiso que tienen ustedes con el trabajo comunitario”

Alicia Parra Carriedo, directora del Departamento de Salud, declaró que esta graduación “es un momento muy emotivo porque este proyecto nos ha permitido no solo colaborar sino hacer comunidad con ustedes aun a la distancia, en esta labor de llegar a los hogares y poder dar orientación alimentaria, una función tan importante en estos momentos para las familias, gracias a la sinergia del trabajo colectivo que hemos hecho entre varias instancias de la universidad”.

En su intervención, Gladys Bilbao, coordinadora de la Clínica de Nutrición, manifestó que se trata de una gran iniciativa de colaboración entre varios departamentos de la Universidad. “Iniciativa del cual aprendimos mucho de la comunidad, sobre su actividad física, sobre sus creencias, en el uso que le dan a la herbolaria, la diversidad de frutas y verduras que tienen al alcance, el atole, los tamales, incluso de sus tradiciones en relación a la partida de un ser querido.

La Unión de Cooperativas Tosepan es una organización resultante de un movimiento campesino indígena de la Sierra Nororiental de Puebla, integrada por nueve cooperativas y tres asociaciones civiles, que surgió en 1977 ante la ausencia general de las políticas gubernamentales en materia de desarrollo social.

En un contexto económico, político y social que oprimía a las comunidades indígenas, se originó este movimiento social autogestivo, en donde se congregaron las familias para mejorar su calidad de vida.  

Los primeros retos que tuvieron que vencer las familias socias organizadas de Tosepan fue combatir los altos niveles de marginación, los fuertes cacicazgos, el intermediarismo de las cosechas y la usura que provocaban que la riqueza se acumulara en unas cuantas familias de comerciantes.