Published On: Mar, Ago 4th, 2015

Revela informe situación de niños indígenas en agricultura

jornaleros

Diez horas de trabajo diarias laboran menores de edad y adolescentes en el corte de chile (ají) en el estado mexicano de Guanajuato, reveló hoy un informe del Centro de Desarrollo Indígena Loyola.

Titulado Jornaleros agrícolas migrantes y comerciantes ambulantes, la investigación agrega que ganan unos 20 pesos (más de un dólar) por saco -que pesan unos 30 kilogramos- y, en promedio, cortan más de 150 kilogramos por jornada, sin días de descanso.

Documenta las condiciones de los niños jornaleros que emigran solos o con sus padres a ocho municipios de ese estado, el cual registra anualmente el arribo de cerca de tres mil campesinos indígenas na savi, mixtecos provenientes de la montaña del estado de Guerrero.

De estos jornaleros, entre el 30 y 40 por ciento son menores de edad.

La pobreza endémica que arrastran desde sus comunidades de origen, más las condiciones precarias que sufren en los campos agrícolas, hacen que los menores padezcan diversas enfermedades tales como desnutrición crónica, parasitosis, conjuntivitis y respiratorias, añade.

Las difíciles condiciones, de acuerdo con el informe, causaron el fallecimiento de cinco menores entre 2012 y 2014.

Además hay niños que laboran de comerciantes informales o ayudan a sus padres en esa tarea en cruceros, calles y plazas públicas.

En un proyecto de escuela intercultural Nenemi (caminar, en náhuatl), al que asisten indígenas migrantes purépechas, mixtecos, nahuas, ñañus y mazahuas el citado centro conoció que el 29,4 por ciento de los que cursan preescolar y primaria trabajan en el comercio ambulante.

Concluye que ningún programa generó hasta la fecha las condiciones para sacar o apoyar a los niños de los campos agrícolas de Guanajuato y estos siguen viviendo en ambientes insalubres.