Published On: mar, Abr 30th, 2019

Punta Diamante pone a bailar a Afrodita contra Tongolele

De calles, azoteas y toquines en fiestas, la banda de jazz mexicana Punta Diamante pasó a lo largo del tiempo al estudio de grabación, a los festivales y a los escenarios profesionales.

Con participaciones en el Foro Cultural Hilvana, la edición 2018 del Festival Ollin Kan, el Carnaval de Bahidorá, la edición 2019 del Festival Noche de Primavera en la Ciudad de México, Punta Diamante prepara el lanzamiento de su primer LP.

Hace alrededor de 10 años Antonio Cano y Alberto Torres se conocieron en las aulas y jardines de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (hoy Facultad de Artes y Diseño) de la UNAM, enclavada en Xochimilco.

Diseñadores y videorrealizadores, compartían también otro interés: la música de jazz. Se acoplaron pronto para tocar en las calles usando un garrafón como tambor y para fundar una banda.

Nació entonces Punta Diamante, experimento artístico que ha ido mudando de identidad hasta devenir en un proyecto de sonido macizo integrado por once ejecutantes en el escenario, que recuerda a las sesiones de improvisación interminable del nigeriano Fela Kuti o al funk cultista del argentino Chango Farías Gómez.

El nombre del grupo, que referencia a una de las más cotizadas zonas turísticas del puerto de Acapulco, encierra un juego: nació de la casa donde la banda comenzó a definir su discurso artístico, ubicada en la calle de Sócrates, en el pueblo xochimilca de Santiago Tepalcatlalpan, aledaño a la ENAP.

Vivienda cuya localización en un cerro le brindaba una vista privilegiada de las luces nocturnas de Xochimilco, con imágenes tan bellas “como las de la Punta Diamante” del puerto guerrerense. El nombre del grupo es, entonces, un ejercicio de resignificación de la identidad popular por el atrevimiento y la diversión.

Punta Diamante comenzó montando los llamados standards del jazz junto con temas de la tradición latinoamericana, como el “Moliendo café” de José Manzo Perroni.

Hoy, la banda se ha transformado en un colectivo de camisas floridas y runas pintadas en el rostro que reúne a once ejecutantes: Santiago Khoury en la batería; Emiliano Mendoza en la percusión; Elías Ramírez en percusión; Alberto Torres en el bajo eléctrico; Vladimir y Ernesto Tovar en la guitarra; Vladimir Aranda en el teclado; David contreras y Emiliano Ramírez en saxofón alto; Rodrigo de Leo en el sax tenor y Antonio Cano en el saxofón barítono.

Afrodelia es el concepto con que buscan reunir las raíces del polirritmo africano con la especulación sonora de la psicodelia, creadora de atmósferas y viajes emotivos y mentales.

“Punta Diamante es un ensamble que busca rescatar la tradición africana y psicodélica para fusionarlas en su música, acompañada de tintes de jazz, improvisación libre y rock”, platica en entrevista con la Secretaría de Cultura uno de sus fundadores, Cano.

Así, en sus canciones abunda el pulso obsesivo de percusiones que sacuden a las audiencias y recuerdan a las temperaturas caribeñas, tropicales, africanas y del jazz-funk estadounidense: música para la cintura y los tobillos, para el éxtasis por la disciplina de sacudir el cuerpo, para encandilar la fiesta diversa del arte.

Este año completaron un EP con tres temas grabados en vivo: “Afrodita vs Tongolele”, “Babuino Groove” y “Ponzoña”, que puede adquirirse físicamente mediante comunicación con la banda en facebook.com/puntadiamanteband/ o descargarse por cooperación voluntaria en el sitio web puntadiamante.bandcamp.com/. Un trabajo breve cuya portada, diseñada por el artista mexicano Gran Om, muestra a un hombre de labios gruesos ataviado con arracadas, coloridos collares como anillos de Saturno y unos audífonos de diadema.

Además, la banda espera el lanzamiento de su primer álbum para agosto o septiembre de este 2019, cuya edición en vinilo estuvo a cargo de la disquera mexicana Sonorama, radicada en Chicago.

Congas, lengüetas, cencerros, bongós, pedales wah wah, llaves, cuerdas, platillos, gorros, sombreros, maquillaje, distorsión, cortinas de órgano eléctrico, gritos simiescos y una energía mestiza de intenciones tropicales o arabescas, son algunos de los componentes de la expresión artística de esta banda mexicana en busca permanente de escuchas.