Published On: Sáb, Dic 19th, 2020

Proteger la salud de las personas es una prioridad, por ello, la cena de Navidad será virtual

-México cuenta con una gran variedad de platillos que le permiten a cada familia guisarlos de acuerdo a gustos, olores y sabores, porque la mayoría de ellos, son recetas heredadas de generación a generación.

La pandemia no puede ser una limitante para que los hogares mexicanos puedan preparar y degustar algunos de los platillos que se acostumbran hacer para la noche de Navidad y Año Nuevo, pero siguiendo las recomendaciones que se tienen en estos momentos de pandemia por la COVID-19, la cena se realizará de manera virtual con nuestros seres queridos.

En cada casa en Navidad siempre la gente está consumiendo “un pedacito de historia sobre el origen de los platillos que se consumen en estas fechas” y que muchas veces están al alcance de la economía de las familias, enfatizó José de Jesús Ojeda Hernández, catedrático de la facultad de Gastronomía de la UPAEP.

Dijo que una cena para la Navidad puede resultar costosa siempre y cuando las personas utilicen “esta ocasión para lucirse en la preparación de los platillos, pero la verdad, no tendría que ser tan costosa”.

Indicó que México es un país rico en variedades de alimentos y productos como vegetales, frutas y carnes y que quizá por la temporada de fin de año se incrementa su precio, pero fuera de ello, puede resultar económica la realización de la cena para estas fechas especiales, y ahora más con la pandemia que nos obliga a permanecer en casa y seguir en el confinamiento.

Ojeda Hernández manifestó que a lo largo de la historia los mexicanos han disfrutado de las fiestas decembrinas, como son las posadas, la cena de Navidad y el Año Nuevo y desde el siglo XVI es que tenemos una gran influencia de la “época conventual” que es en donde se desarrollan los diferentes platillos y que quedaron como sello para la historia de nuestro país.

Agregó que podemos encontrar diferentes platillos de la época conventual que hoy en día los vemos y llegamos a consumir en las casas, incluso elaborándolos con creatividad y otros agregados que las familias le ponen a sus platillos como son las ensaladas navideñas, que a través de los años se ha modificado en cada hogar o zona del país.

El académico recordó que varias de las recetas con que se preparan los platillos para esta temporada de Navidad son heredados de generación en generación, “la abuela o la tía la hacían y ahora los hijos y nietos y que ahora con todo lo que se tiene a la mano, le pueden impregnar ingenio y agregar otros componentes, pero conservando los elementos esenciales, e incluso no pueden ser muy costosas”.

También encontramos platos como los “Romeritos con Mole, platillos que llegaban a encajar perfecto con el tema de la vigilia y que no contenían carne y que a través de la historia quedaron como tatuaje en la gente”, apuntó.

Señaló que dependiendo de la zona del país, la gente elabora sus platillos con diferentes agregados y en cada hogar mexicano, podemos encontrar comidas como el menudo, pozole, mole de panza, tamales, en la zona norte del país; en el bajío vemos también el pozole, caldos de birria, tamales y moles y así, se pueden degustar diferentes comidas en cada hogar y zona del país y que forman parte de las tradiciones de cada familia, para formar parte del romanticismo de las mesas mexicanas.

En su intervención, Nayeli Lama Arteaga, catedrática de la facultad de Gastronomía de la UPAEP, reiteró que en cada mesa y en cada casa la preparación y tradición de los alimentos es muy diferente, como es el caso de la preparación de los Ayocotes en el centro del país, y no en todo el país se puede encontrar este tipo de platillos, o los chipotles rellenos, comidas que son muy básicas en el centro del país y que cada año preparan las familias de diferente forma y con distintos rellenos.

Lama Arteaga reiteró que la manera en que cada familia prepara sus comidas para estas fechas hace que las cenas de Navidad crezcan y sean memorables. Además de que en el país encontramos entre los diferentes platillos, el “pavo”, que realmente en el caso de México es un Guajolote, que realmente estaremos cenando; encontramos los romeritos que es un quelite mexicano rico en minerales y vitaminas y que contribuyen al sistema inmunológico; también se encuentra la pierna de cerdo preparada de diferentes formas; la torta de camarón seca o con chile pasilla y los postres que tampoco pueden faltar en la casa, como los polvorones, buñuelos, los troncos de navidad; y de norte a sur en México podemos encontrar una gran variedad de cocinas mexicanas que en cada familia se presentan con diferentes sabores, ingredientes, olores y sabores y las bebidas como el tradicional Ponche de Frutas que es muy tradicional en México, los Atoles que se preparan con diferentes productos, entre otros.

Asimismo, dijo que en este año que ha sido complicado y difícil para todas las familias, estas tradiciones y la comida, permiten unir a las familias, ya que la comida une, y en estos momentos de pandemia en que no podemos abrazar a la familia, a los seres queridos y amigos por mantener la sana distancia, si podremos compartir un poco de los alimentos con el famoso recalentado, enviando al otro día a las familias los alimentos que se prepararon en la Navidad.

Por último, dijo que en estos momentos, las cenas de Navidad serán virtuales porque es necesario seguir con la sana distancia y protegiendo a nuestros seres queridos.