Published On: Mar, Ago 11th, 2015

Presentará Raúl Parrao Inter-Z-on-E=Universo-E/x en el Palacio de Bellas Artes

Foto 6_Interzone_R006Aprovechando que el año pasado se cumplían 100 años del natalicio de William S. Burroughs, Raúl Parrao, director artístico del Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac) del Instituto Nacional de Bellas Artes, asumió el reto de abordar la estética literaria de este autor dentro de su quehacer como coreógrafo y con su lenguaje que es la danza.

En entrevista con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Raúl Parrao, refirió que trató de retratar el mundo sórdido de la obra de Burroughs, quien perteneció a la generación beat, un sujeto fragmentado, en conflicto consigo mismo y que cargó con la culpa de haber matado a su esposa al fallar un disparo.

El coreógrafo analiza la relación curiosa que tuvo con su esposa, con quien decide llevar a cabo un juego en el que coquetean con la muerte, al colocar sobre la cabeza de ella algún objeto para que él tirara, y él siendo un buen tirador un día por casualidad falla, quitándole la vida.

Toma la relación entre ellos y trata de imaginar su pensamiento para abordar lo que siempre le ha preocupado en su obra desde hace tiempo: la condición humana. “Lo que siempre expongo son estas fragilidades del ser humano, y a través de esta conformación del personaje que simula ser un Burroughs, presento un sujeto fragmentado que, por un lado, es muy racional y, por otro lado, tiene dificultad para entablar una relación emotiva, desde su esposa, sus amigos íntimos y su hijo”, afirmó el artista.

Asimismo, el director artístico se inspiró en la experimentación de Burroughs, quien hizo de su vida una obra, a través del cut up o quita y pega, que consistía en tomar textos de un periódico, revista o fragmentos de algunos pasajes de William Shakespeare, donde las frases originarias toman otro sentido, llevando al lector a otro entendimiento a través de un collage de textos.

De ahí el título de la obra Inter-Z-on-E=Universo-E/x, “si bien no entendemos lo que dice, la imagen y fonética provoca una sensación, pues la danza va dirigida más hacia la psique que hacia la razón”, manifestó el coreógrafo, invitando al espectador a que después reflexione sobre por qué le provoca esa percepción.

Parrao toma el riesgo de abordarlo y crear una obra para que se perciba, para observarla y estar abierto, para dejarse invadir por imágenes que provocan sensaciones, al igual que la experimentación de corte y pega realizada por el escritor.

Otro aspecto que ha llamado la atención del coreógrafo es el mundo delirante de Burroughs: un mundo oscuro, denso; su temática sobre la sexualidad, sobre las drogas, la saturación de imágenes, lo ha entusiasmado.

Refirió que el novelista estadounidense escribía en su diario la palabra amor con mayúscula, lo cual hizo pensar que los seres humanos somos muy frágiles, desde que nacemos hasta que morimos estamos necesitados de amor, “aun cuando en toda su vida Burroughs manejó una cuestión subterránea, fría, dura, poco emotiva como persona, termina dándose cuenta que nos conforma como seres humanos”, mencionó el director artístico.

Su obra se ve impregnada de la experiencia en diferentes técnicas y estilos de danza contemporánea que ha estudiado y practicado, incluyendo la danza butoh; así como de su propia cultura, a la cual describe como una cultura de mixturas, donde se refleja su folclor, como en el alebrije, un artesanía fantástica, de distintas figuras, colores, formas que toma como ejemplo para su danza bizarra, como la ha llamado. Al igual que el mole, un platillo tan mexicano y exquisito, donde hay sabores que pareciera que no pueden combinarse como el chile y el chocolate, es decir, hay una bizarrez en ese platillo tan mexicano, comentó el artista.

“De esta manera, haciendo conciencia, convoco a los bailarines a que estén abiertos al mundo sórdido que plantea el escritor, al parecer sin sentido, violento, lleno de sexo, de drogas y excesos también en la escritura, con el fin de que los personajes se liberen de pudores y ser lo más honestos posibles a la obra de Burroughs”, indicó el director artístico.

El autor consideró que su obra, que es un tanto abigarrada, en cuanto a trabajo corporal, a fraseo de movimiento, a trabajo interpretativo, estructuras musicales, estructuras coreográficas, escenografía, video, es un sello de lo que él llamo danza bizarra.

En Inter-Z-on-E=Universo-E/x, participan 12 bailarines del Ceprodac que dan vida a diferentes personajes absurdos: un alienígena, un insecto, un vaquero y chichifos, entre otros, pues refirió que el escritor y ensayista fue un hombre que experimentó mucho con las drogas y su obra está permeada de estas figuras.

Para la creación de la obra, Raúl Parrao invitó a colaboradores, como Xóchitl González en el diseño de la escenografía e iluminación; a Dadvian P. López en el diseño sonoro; Alain Kerriou y Yoatzin Balbuena en el dispositivo multimedia y a Al Mendoza en el diseño de vestuario.

Inter-Z-on-E=Universo-E/x, performance bizarro producido en 2014 por el INBA y el Ceprodac, se presentará el viernes 21 de agosto a las 20:00 horas y el sábado a las 13:00 y 19:00, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.