Published On: vie, Oct 11th, 2019

Pone en marcha la IBERO el Observatorio de Género y Juventud

El Programa de Género e Inclusión de la Universidad Iberoamericana presentó el Observatorio de Género y Juventud (OGJ) el cual generará incidencia e investigación a través de la interacción con jóvenes a quienes se le compartirá información, así como un espacio de diálogo sobre temas de interés en dicha plataforma.

La Mtra. Elvia González Del Pliego Dorantes, Coordinadora del Programa Género e Inclusión (PGI) de la IBERO, señaló que dicha interacción se aprovechará para nutrir investigaciones desarrolladas desde la academia, con el fin de generar un intercambio de aportaciones que sean de interés tanto para las y los jóvenes como para la academia y que sirvan de base para hacer propuestas de política pública, así como para prevenir distintas formas de violencia.

A través de generoyjuventud.org se pretende socializar información sobre las identidades y expresiones de género, así como su impacto en las relaciones interpersonales en comunidades juveniles a través de documentos, investigaciones, mapas y actividades de autoconocimiento como foros y cuestionarios. Por otro lado, se pretende que la interacción con esta información aporte conocimiento sobre las inquietudes y problemáticas de estas comunidades para el seguimiento de investigaciones académicas.

La académica platicó que este observatorio se empezó a gestar desde 2016 tras ver un área de oportunidad en el tema de política pública para jóvenes con perspectiva de género. En el proyecto participan la Dra. Carolina Armenta, académica del Doctorado en Estudios Críticos de Género, la Mtra. Gloria Escobar, Asistente del PGI, la Mtra. Azucena Meza, Doctoranda en Comunicación en esta universidad y Paola Rodríguez, estudiante de Comunicación también de la IBERO.

Una de las secciones con las que cuenta este observatorio, son los mapas que contienen la información sobre centros de ayuda que atienden a mujeres que han sido violentadas y hombres que han ejercido violencia, así como a personas de la comunidad LGBTTTIQA. Por esta razón es una de las herramientas más importantes debido a que muchas personas no saben a dónde acudir en casos de violencia.

González del Pliego explicó que, a través de los foros, se intercambiará información con las y los jóvenes que participen proponiendo temas y generando conversación. Asimismo, en la página existe una sección de glosario y un espacio con resultados de investigaciones.

Durante la presentación de este observatorio, se compartió que se realiza una investigación sobre relaciones interpersonales en población juvenil (ámbito, familia, amistades y pareja), en la que han participado estudiantes de ocho bachilleratos de la zona poniente de la Ciudad de México, así como de la IBERO.

 Al respecto, la Dra. Armenta, quien participa en dicho proyecto, habló sobre el fuerte impacto que tienen las creencias y normas en hombres y mujeres, sobre la violencia que ejercen y, posiblemente ejercerán en pareja, si no se trabaja esta problemática en las escuelas y en las familias. La información se ha recabado a partir de la aplicación de un cuestionario a estudiantes de los tres grados de bachillerato durante este año.

“Encontramos que las mujeres son quienes perciben mayor impacto de las creencias del amor romántico relacionado con la violencia. Entonces generarán y soportan mayor violencia en sus relaciones de pareja”, señaló la Dra. Armenta quien forma parte sustantiva de la construcción del área de investigación del observatorio.

Asimismo, la investigadora identificó mayor impacto en los hombres cuando fueron testigos de violencia en la familia. Es decir, cuando ellos identifican mayor violencia entre sus padres y madres, desde insultos, control y golpes, lo empiezan a replicar y justificar en sus parejas.

Esta iniciativa ha comenzado a articularse con instituciones de educación superior, colegios y organizaciones de la sociedad civil que trabajan estos temas en distintas ciudades de México, para generar espacios de intercambio en las investigaciones y generar una agenda de trabajo a partir de la experiencia de las mismas y sus recomendaciones para un mediano plazo. Se espera que el proyecto también permita que las y los jóvenes se apropien de él y que también permita otras vinculaciones con distintas áreas de nuestra universidad.