Published On: mié, Jul 17th, 2019

Pacheco, cumplió

Los poblanos, ciudadanos y grupos políticos tenían un pendiente en la historia de finales del siglo XX y los años que lleva este, la figura de quien quizá ha sido el político más experimentado y probado se había quedado siempre en la antesala de la candidatura a gobernador.

Casi siempre su nombre figuraba en las listas de los principales aspirantes, pero Guillermo Pacheco Pulido no hizo carrera en la Ciudad de México, por tanto, no formó parte de las mafias nacionales, de esos grupos poderosos que se crearon a lo largo de Los Pinos o Bucareli.

Muchos fueron los delegados de su partido que le propusieron moverse, buscarla, ir a México, hacer pactos, pero Pacheco siempre fue fiel a sus principios y a su creencia, de alguna manera, si no te tocaba, decía, aunque te pongas.

Así, Guillermo pacheco Pulido fue formando un acervo personal de gestiones administrativas públicas y privadas, se convirtió en uno de los personajes de más confianza para todos los grupos de poder y de opinión.

Quizá su carrera se había terminado después de ser presidente del Tribunal Superior de Justicia de Puebla, entre otras cosas por la edad, pero fundamentalmente porque llegaron políticos y abogados ajenos a los poblanos y le cerraron las puertas a los locales.

Y esa fue al final de cuenta su fortuna, nunca haber cedido terreno, nunca haberse doblado o agachado ante la fuerza de los políticos de nuevo cuño donde la ambición derivó en lo que todos sabemos.

Por eso cuando se hizo necesaria la llegada de un Gobierno Interino, desde el momento en que se discutía en los tribunales la transparencia de las elección de 2018, su nombre formó parte de las listas, siempre estuvo en boca de todo mundo, por una cuestión muy simple, Pacheco daba confianza, y Pacheco conocía a todas las fuerzas políticas del estado, como pocos.

Su designación no tuvo peros, su gestión, aunque breve, es reconocida fundamentalmente porque en medio de la crisis, de la tormenta, manejó el poder de las instituciones sin pensar en el proyecto personal, sino en el beneficio de los poblanos.

Su frase en el informe del pasado lunes resume el alcance: “Me encargaron dar certidumbre a Puebla y lo logré”, o sea, gobernó para todos, levantó la felicitación y el reconocimiento de todos, deja una huella profunda y un estado que pudo haber entrado en una crisis política insalvable.

O por lo menos, así me lo parece.

losperiodistas.com.mx@gmail.com