Published On: Lun, Feb 27th, 2012

Oportuno evaluar instrumentación de reforma energética de 2008

Un paso adelante en la explotación equitativa de yacimientos transfronterizos

Un paso adelante en la explotación equitativa de yacimientos transfronterizos

El reciente anuncio sobre el acuerdo bilateral México–Estados Unidos relativo a los yacimientos transfronterizos de hidrocarburos en el Golfo de México, es un paso adelante en la seguridad jurídica de las inversiones y la explotación equitativa y eficiente del petróleo y el gas en la frontera marítima de esta región.

Sin embargo, la aprobación de este acuerdo en el Senado de la República estará sujeta a una revisión meticulosa por parte del Grupo Parlamentario del PRI, una vez que el Ejecutivo Federal envíe el documento final. Los senadores priistas haremos con nuestra facultad de ratificación lo que más convenga a México y a los mexicanos.

Saludamos que la negociación iniciada en 2010 haya llegado a un acuerdo que garantiza con seguridad los derechos soberanos sobre los hidrocarburos, así como reconocemos el trabajo de acompañamiento efectuado por algunos de los senadores en las reuniones bilaterales previas, expresó el senador Beltrones en un encuentro con integrantes de la Liga de Economistas Revolucionarios, luego de recordar que la inclusión de los yacimientos transfronterizos en la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional fue un punto de partida del proceso de negociación y un elemento básico de la reforma energética de 2008.

Se debe revisar el acuerdo petrolero en el entorno más amplio de la política energética de la presente administración y la instrumentación de la reforma de 2008, pues nos preocupa la estimación de las reservas nacionales de petróleo y la discrecionalidad de las inversiones de Pemex en el exterior, así como la urgente necesidad de actualizar la Estrategia Nacional de Energía con base en los recientes descubrimientos de los yacimientos de gas de esquisto (shale gas).

El momento es propicio para evaluar la instrumentación de la reforma energética de 2008, pues lejos de que Pemex se haya consolidado como la palanca del desarrollo nacional que debe ser, observamos un retraso en la construcción de la nueva refinería, mientras se incrementa la importación de gasolinas; pero, sobre todo, preocupa que los cuantiosos excedentes generados por la elevación del precio internacional del petróleo se destinen al gasto corriente y no a la inversión productiva. La modernización de Pemex resulta esencial para estar en la mejor condición de aprovechar el acuerdo sobre yacimientos transfronterizos, concluyó el senador Beltrones.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.