Published On: vie, Sep 13th, 2019

ONU Mujeres inaugura el primer Centro de Aprendizaje para Mujeres en Tehuacán

La educación es un derecho humano esencial para que las mujeres puedan alcanzar la igualdad de género y convertirse en agentes de cambio. Al mismo tiempo, las mujeres con acceso a la educación benefician a las sociedades enteras y contribuyen de modo sustancial a las economías prósperas.  Por ello, este derecho es un objetivo fundamental de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Actualmente, la educación es un derecho que se niega a decenas de millones de niñas en todo el mundo. De los 750 millones de personas adultas analfabetas a nivel mundial, dos tercios son mujeres. Mientras que, en México, de los 4.7 millones de personas mayores a 15 años en condición de analfabetismo, más de 61% son mujeres (2.9 millones).

Estas cifras reflejan las barreras socioeconómicas y de género que enfrentan las niñas y las mujeres con respecto a la educación. Para contribuir a cerrar estas brechas, el día de hoy se inauguró el Centro de Aprendizaje para Mujeres, Tehuacán, en Tehuacán, Puebla, como parte del programa “Segunda Oportunidad”de ONU Mujeres en alianza con la Fundación BHP y en coordinación con el H. Ayuntamiento de Tehuacán, Puebla.

Este Centro estará ubicado en el Instituto Municipal de la Juventud de Tehuacán; además, se inaugurará otro Centro en las instalaciones del Servicio de Promoción Integral Comunitario Juvenil (SEPICJ), y se abrirán dos más en los municipios colindantes, empezando por San Sebastián, Zinacatepec.

En la inauguración del Centro de Aprendizaje para Mujeres, Tehuacán, estuvieron presentes Hiba Qasas, Jefa de la Oficina de Asuntos Humanitarios de ONU Mujeres en Ginebra (HACRO); Ernesto Treviño, Coordinador Nacional del proyecto de Segunda Oportunidad México; Athalie Williams, Directora de personal de BHP Billiton; James Ensor, CEO de la Fundación BHP; Brodie Vansleve, Directora del programa de educación de la Fundación BHP; Dagny Fosen, Coordinadora Global del programa de Segunda Oportunidad; Felipe de Jesús Patjane, Presidente municipal de Tehuacán, Puebla; Gabriel Flores Pérez, Titular del Instituto Municipal de la Juventud de Tehuacán, Puebla, y Valentín Torres, Director del Servicio de Promoción Integral Comunitario Juvenil (SEPICJ); Josefina Montalvo, Coordinadora de proyectos SEPICJ.

Hiba Qasas, Jefa de HACRO en ONU Mujeres resaltó que “el programa “Segunda Oportunidad” se trata de innovación. Con el apoyo de la Fundación BHP, en su fase piloto, el programa llegará a 66,000 mujeres de 6 países y desarrollará un modelo a escala para romper el ciclo de marginalidad y vulnerabilidad que permita visibilizar la energía y contribuciones de las mujeres a sus comunidades y a la economía”.

El programa “Segunda Oportunidad” de ONU Mujeres México tiene como objetivo brindar a las mujeres contenidos educativos de alta calidad y apoyarles en que el acceso a estos contenidos facilite su ingreso al mercado laboral o al inicio de emprendimientos que mejoren su calidad de vida, en alineamiento con las prioridades nacionales y locales del país.

Con el programa se llegará a cerca de 5 mil mujeres y 30 mil beneficiarias y beneficiarios indirectos en tres entidades federativas de México (el Estado de México, Jalisco y Puebla). Se enfocará en mujeres tanto de zonas urbanas como rurales, mujeres indígenas, y mujeres jóvenes que abandonaron su educación y que están interesadas en capacitarse y comenzar un emprendimiento o insertarse al mercado laboral.

Desde ONU Mujeres sabemos que, entre las estrategias a seguir para mejorar la vida de todas las mujeres, está el garantizar el igual acceso a la educación que los hombres, y que ésta, además, sea de la misma calidad para ellas y para ellos.  No se trata solamente de la integración de las mujeres en la economía del país, sino que también tengan igual acceso al mercado laboral formal, a posiciones de liderazgo y de toma de decisiones.

El programa “Segunda Oportunidad”, forma parte de las acciones en el país para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030, con la finalidad de generar empleo pleno y productivo, además de garantizar un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.