Published On: Mié, Ago 5th, 2015

Obama y secretario general de la ONU dialogan sobre cambio climático

obamabankimon

Washington.-El presidente estadounidense, Barack Obama, dialogó hoy en la Casa Blanca con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sobre el nuevo plan para enfrentar el cambio climático, así como del conflicto en Siria, entre otros temas.

Durante algo más de una hora de reunión privada, ambos líderes intercambiaron puntos de vista sobre el deterioro de los ecosistemas y las posibles estrategias globales de cara a la cumbre internacional sobre cambio climático fijada para París a fines de este año.

Obama consideró la víspera al cambio climático como la mayor amenaza para las futuras generaciones y lanzó su Plan de Energía Limpia, que propone reducir para 2030 las emisiones de carbono en centrales termoeléctricas con respecto a los niveles de 2005.

Estados Unidos es considerado una de las principales naciones contaminadoras de la atmósfera, con cerca del 25 por ciento de las emanaciones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a nivel global.

Este es un liderazgo enormemente importante y visionario, aseguró Ban al referirse al Plan presentado por la administración demócrata, en una rueda de prensa tras concluir la reunión con Obama.

Por su parte, el gobernante estadounidense aseguró sentirse alentado por el trabajo de las máximas instancias de Naciones Unidas en esta materia.

Exhorto al secretario general a continuar trabajando con nosotros para presionar a esos países que no han presentado un agresivo y audaz plan (de reducción de emisiones), a que lo hagan, porque necesitamos que París sea un éxito, subrayó.

Ambos líderes abordaron temas regionales como los conflictos en Siria, Yemen y Sudán del Sur, además de pasar revista al estado de cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio.

Ban calificó el encuentro como “sumamente constructivo”, a la vez que destacó el reciente acuerdo nuclear con Irán y el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba como “verdaderos e históricos logros diplomáticos” por parte de la administración Obama.