Published On: vie, Abr 26th, 2019

Nuevos modelos de enseñanza para propiciar en el estudiante el trabajo multidisciplinario y en equipo

Apoyados por el uso de nuevos modelos de enseñanza, los estudiantes del siglo XXI tienen que aprender a laborar en ambientes multidisciplinarios, desarrollar su capacidad de comunicación y trabajar en equipo, aseguró Nancy Romero Ceronio, investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, durante el foro “Liderazgo en la Educación a través de la Ciencia”.

          Durante su ponencia “El despertar del pensamiento químico: Desarrollo de competencias en los estudiantes de la Licenciatura en Química de la UJAT”, realizada en el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario, Romero Ceronio compartió su experiencia como docente de la División de Ciencias Básicas, acerca del cambio de paradigmas que significó la reestructuración de las estrategias didácticas en la universidad tabasqueña.

          De acuerdo con la académica existen tres documentos internacionales que abordan cuáles son los saberes que todo químico debe tener -y en general todo profesionista: el Proyecto Tuning, financiado por la Comisión Europea en el marco del programa Sócrates, que se centra no en los sistemas educativos, sino en las estructuras y el contenido de los estudios; algunos escritos en el Observatorio Laboral, y el trabajo desarrollado por Linda Darling-Hammond, experta de la Universidad de Stanford, acerca de las competencias docentes y el desarrollo profesional de los maestros.

           “Estos tres documentos tienen como eje central que el químico del siglo XXI tiene que saber trabajar en ambientes multidisciplinarios, capacidad de comunicación y realizar trabajo en equipo o saber acerca de la toma de decisiones, aunque eso se aplica para cualquier carrera. Es lo que todo profesionista debe tener y tendríamos que formar a los estudiantes para que ya salgan con esas competencias”, señaló.

          Indicó que también es muy importante para la docencia el uso de las nuevas tecnologías. “En esta generación ya tienen ese chip por buscar apps, de manera intuitiva saben cómo manejar un equipo de cómputo o una nueva plataforma, debemos llegarles por la tecnología, pero para bien, no para estar metidos en las redes sociales”.

          El mundo actual, dijo, exige que los profesores busquen la forma de despertar en los estudiantes el interés por el conocimiento, pero también los jóvenes deben estar conscientes que “son copartícipes de la responsabilidad de su formación, porque es su propio futuro”.

Experimentos con luz como herramienta didáctica

En otra de las ponencias, presentada por Elizabeth Percino Zacarías y Fermín Granados Agustín, investigadores del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, (INAOE), se abordó la importancia de la luz y de la óptica como una herramienta didáctica de bajo costo y sencilla de explicar.

          Instrumentos de fácil adquisición como un apuntador láser han permitido realizar experimentos baratos; sistemas ópticos como los espejos cóncavos y convexos, o lupas que se pueden adquirir en cruceros de la calle, ayudan a entender sistemas físicos básicos que posibilitan la elaboración de ideas más complejas, como el mapeo de longitudes de onda milimétricas, con la resultante imagen del agujero negro presentada hace unos días.

          De acuerdo con los investigadores, todos estos sistemas tan simples, que pueden ser fácilmente implementados en el aula, permiten explicar fenómenos científicos a los estudiantes, “aunque el profesor debe tener la capacidad de armar los experimentos, apoyado en las nuevas estrategias didácticas que se están desarrollando”.

Nuevos modelos educativos, un paso para aumentar creatividad en estudiantes

Durante el cierre, la directora de Internacionalización de la Investigación de la BUAP, Judith Percino Zacarías, comentó que con el foro “Liderazgo en la Educación a través de la Ciencia” se logró reunir a académicos con la misma perspectiva de que el problema educativo comienza en el nivel básico y escala después al medio superior y superior.

           “Hay estudiantes de Física que llegan al INAOE a estudiar posgrado y no saben de Física. Hay muchas carencias; sin embargo, nuestros ponentes han comenzado a hacer modificaciones y nos están dando sus experiencias para que nosotros podamos retroalimentar o al revés, proponer qué modelos podríamos desarrollar en la BUAP. Tal vez los nuevos diseños educativos sean un paso para aumentar la creatividad y el ánimo de los estudiantes”.