Published On: Vie, Jul 29th, 2011

No podemos darnos estos lujos

.

.

De acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo (PND), las prioridades del gobierno federal para 2011 consisten en el crecimiento con empleo, el desarrollo social y la seguridad pública con procuración de justicia.

Sin embargo en los hechos, diversos ramos de la administración pública federal tienen un precario grado de avance en materia de gasto en infraestructura con respecto a los pendientes anteriormente citados.

Al cierre del mes pasado, apenas se tiene en promedio un avance de 23.42% en el ejercicio del presupuesto de egresos, y de 20.97% si no se contabiliza Petróleos Mexicanos, lo que definitivamente refleja un rezago en inversión pública y con ello, se afecta el bienestar de la población.

Y es que la falta de compromiso y cumplimiento de la actual administración pública federal, -como problemática estructural- es lo que trunca el avance del país en varias dimensiones, y así, la población no alcanza los requerimientos mínimos para lograr mejores condiciones de vida, como lo documenta el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

Respecto al crecimiento económico y generación de empleos del PND 2011 propone darle continuidad a la construcción de carreteras, infraestructura ferroviaria y portuaria. No obstante, hasta el cierre de mayo el gasto público en capital de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes únicamente ha tenido un avance de 18%, mientras que el de Puentes y Caminos Federales apenas es de 16.4% y el de Telecomunicaciones de México, 0%.

El avance de la Secretaría de Turismo es de 0%, Fonatur, 6.5%; Aeropuertos y Servicios Auxiliares, 8.5%; Comisión Federal de Electricidad, 27.3%, Instituto Mexicano del Petróleo, 6.6%; Pemex, 25%; Conaculta, 4.3%, y Conagua, 13.3%.

Esto a pesar de que existe el dinero para llevar a cabo proyectos de mejora en infraestructura, pero que no han sido realizados.

En el rubro de desarrollo social, el CIEN reporta en la secretaría del dicho ramo un avance de 0.2% en infraestructura; la SEP, 8%; Sagarpa, 9%; Semarnat, 25.9%; IMSS, 24.3%; Diconsa y Liconsa, 0 y 1.7%, respectivamente, y el Consejo Nacional de Fomento Educativo, 20.5% siendo la mayor puntuación salud pública, con 63.2%.

Y en la tercera prioridad de seguridad pública y procuración de justicia, se documenta que el grado de avance de la Policía Federal en materia de infraestructura es apenas de 15%, y de 8.8 en prevención y readaptación social. Aquí apunta el CIEN, que, a pesar del estado actual de inseguridad del país y del compromiso del gobierno federal de enfrentar este desafío, no exista mayor avance en gasto de capital asignado a las dependencias responsables de este rubro; solo un 12% en promedio.

Todo esto refleja el gran rezago en inversión pública, por lo que el gasto debe ser evaluado permanentemente para tomar las decisiones adecuadas que permitan mejorar la situación social, política y económica del país. El gobierno federal presume que constantemente se realizan evaluaciones de las aplicaciones del presupuesto de egresos, pero en realidad los resultados son insuficientes e incluso pueden llegar a ser nulos.

Insisto, existen los programas, los recursos, la aprobación y sobre todo la necesidad insuperable de llevar a cabo proyectos de inversión. Las preguntas que quedan al aire son, ¿por qué el gasto no se ejerce de manera eficaz y oportuna? ¿O es que en realidad, la debilidad de las políticas públicas recae en la asignación ineficiente del presupuesto? Finalmente, las respuestas muestran un México que permanece en un estado de inestabilidad.

PABLO FERNANDEZ DEL CAMPO

*Secretario Adjunto a la Presidencia del CDE PRI Puebla.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.