Published On: jue, Oct 11th, 2018

México y Canadá, piezas de ajedrez en el comercio internacional para Donald Trump

En el escenario comercial global con México y Canadá para dar paso al USMCA, todo indica que Donald Trump impuso sus condiciones electorales, señaló el Dr. Herminio Sánchez de la Barquera y Arroyo, Decano de Ciencias Sociales de la UPAEP.

Con respecto a la nueva versión del Acuerdo Comercial USMCA (Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá, por sus siglas en inglés), es importante conocer a fondo todos los contenidos técnicos y las cosas positivas del mismo para México y tener presente las restricciones que se pueden encontrar en el acuerdo con respecto a establecer algún otro acuerdo comercial con otras naciones, como es el caso de China, comentó el Dr. Herminio Sánchez de la Barquera.

Dijo que desde el punto de vista político, ganan los tres países, aun cuando en el caso de México y Canadá tuvieron que ceder en algunos puntos para obtener otros beneficios.

Agregó que de acuerdo a las negociaciones y alcances que presente este nuevo acuerdo comercial, pareciera que ganó el presidente Donald Trump, “ya que se presenta ante su base electoral como que logró forzar a los otros dos países a renegociar el acuerdo y a darle otro rostro. Y en caso de México, el presidente Enrique Peña Nieto se va con la satisfacción de que durante su mandato, logra que se llegue a este acuerdo, y en el caso de la próxima administración federal, dio su aval a la negociación”.

El Dr. Sánchez de la Barquera subrayó que no se debe perder de vista lo complejo que son las relaciones políticas y comerciales entre las naciones actualmente. Y los medios de comunicación deben hacer reflexionar a los ciudadanos de la complejidad de las negociaciones y por ello, invitarlos a adentrarse a fondo de este tipo de casos para que se puedan comprender qué es lo que realmente está pasando en el mundo, porque “el mundo no se puede explicar con una emisión de un Twit o Whatsapp”.

Por su parte, el Mtro. Guillermo Contreras Pissón, profesor de la Facultad de Economía de la UPAEP, abordó que en el nuevo acuerdo comercial hay 5 grandes temas en el campo de la economía que son importantes considerar, el primero tienen que ver con las finanzas públicas; en donde se plantea que los países deben tener finanzas públicas sanas, es decir, el nuevo presidente no podrá dar muchos subsidios a todos aquellos productores que puedan vender barato hacia afuera; el otro tiene que ver con el tipo de cambio, el cual no se puede utilizar como un mecanismo para promover las exportaciones; sin olvidar que el tipo de cambio tiene dos funciones, una que es regular el mercado internacional de monedas y servir para regular el tipo de cambio de una moneda extranjera; pero también cuando se devalúa la moneda de un país, sirve para promover las exportaciones”.

Asimismo, dijo que otro de los puntos importantes del acuerdo es el relacionado con los aspectos laborales, en donde hay una condición específica sobre todo en el sector automotriz en el que para llegar al grado de integración de los automóviles que se vayan a exportar, o de autopartes, el 40 o 45 por ciento, tiene que ser con empresas en donde el salario que se pague sea de 16 dólares por hora. “En el caso de México, no existen ninguna empresa en donde a los trabajadores se les pague 16 dólares la hora, ni siquiera un día de jornada”.

Manifestó que esta restricción lo que va a hacer es que sólo las autopartes que nazcan en países en donde se pueda pagar ese salario, como es el caso de Estados Unidos y Canadá, esas autopartes se van a tener que comprar de ellos.

Refirió que con estas medidas, lo que está haciendo el gobierno de Donald Trump es protegerse de todos los productos provenientes de China. Por lo tanto, “lo que se puede decir, es que están construyendo un bloque en contra de China, porque es en donde tiene el mayor déficit Estados Unidos. De tal forma que las economías de México, Canadá y Estados Unidos, no se vean inundadas de tantos productos chinos, en términos de insumos para producir otros bienes y que no se vaya a distorsionar mucho el comercio”.

Indicó que también las naciones involucradas están de acuerdo en crear un Comité de Macroeconomía, lo cual es nuevo, y que tiene la encomienda de monitorear el cumplimiento de todo lo que se señala en el acuerdo, y que tenga que ver con finanzas públicas sanas, tipo de cambio que no sea utilizado para salir con precios baratos al exterior y en los aspectos laborales, se dé seguimiento a los puntos establecidos dentro del acuerdo, de que se pague lo justo y se cumpla con los lineamientos señalados con respecto a las jornadas de trabajo y salarios.

En ese sentido, dijo que el siguiente paso es que dicho acuerdo sea aprobado por los congresos de los tres países, quienes no pueden modificar el acuerdo, “es un todo o nada, se acepta como está o se rechaza”.

Por lo tanto, el Mtro. Contreras Pissón manifestó que si se compara el nuevo acuerdo comercial con el TLCAN, no puede decir que no se liberalizan todos los sectores, pero si puede incentivar la atracción de inversión extranjera para México, lo cual nos puede beneficiar en el largo plazo y el USMCA, comienza a funcionar hasta el 2020, si es ratificado a finales de noviembre del presente año.

En su intervención, el Dr. Derzu Daniel Ramírez Ortiz, profesor investigador de la Licenciatura de Relaciones Internacionales de la UPAEP, agregó que las negociaciones del USMCA, fueron complicadas porque los Estados Unidos partieron de tres ideas principales; la primera que el TLCAN, favorecía más a las economías de Canadá y México y desfavorecía a los Estados Unidos; la segunda idea es que está situación provocó que los norteamericanos utilizaran su poder de mercado para sacar concesiones a sus socios más débiles; y la tercera idea es que los Norteamericanos podían replantear el texto del acuerdo de una forma muy asimétrica, es decir, favorable para ellos, aunque quedaran cuestiones desfavorables para las otras dos economías.

Indicó que el nuevo acuerdo a diferencia del anterior, parece que será un tratado asimétrico que favorece más a los Estados Unidos y perjudica a México y Canadá, aunque es un texto que tiene cosas positivas para los tres países, podemos observar que es un “peor tratado que el anterior, como es el caso del sector automotriz, explicado párrafos arriba”.

Por lo tanto, para México se presenta la enorme oportunidad de diversificar sus mercados hacia otras partes del mundo. “México y Canadá fueron piezas de ajedrez para el gobierno de Estados Unidos, encabezado por Donald Trump y su afán de contrarrestar la influencia del comercio chino”.

Abundó que quedó todavía pendiente el tema de los aranceles al acero y el aluminio mexicano, situación que era importante que se lograra. “El mensaje que envía Estados Unidos es, no voy a respetar las reglas cuando a mí me convenga, situación que rompe la razón de ser de un tratado que es brindar certidumbre a los agentes económicos”.

Subrayó que hay capítulos importantes dentro del acuerdo, que abonan a favor de los mexicanos, como los derechos laborales para las tres naciones, otro relacionado con el respeto al medio ambiente, y el relacionado con las medidas anticorrupción que es un tema que puede abonar principalmente a México en el campo institucional.

Por último, reiteró que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, da su sello de aprobación a la firma del acuerdo comercial con las otras dos naciones.