MEXICO NARCOPOLÍTICO: MAL EJEMPLO LATINOAMERICANO

vanguardia política

vanguardia política

 

¿Qué se necesita para sacudir el marasmo socarrón con el Calderón y su runfla de incompetentes viven este sexenio?¿Acaso tendremos que esperar que algún narco infeliz lo baleen a él ó su familia? Ó tal vez hay que esperar  a que en un desafortunado accidente aéreo desaparezcan del mapa García Luna y otros nefastos ligados en el “combate” contra la inseguridad de este país ¿En estas desgracias cifraríamos un  mejor futuro para quienes nacimos y vivimos en este país? Me temo que no.

Que desaparezcan de la faz de la tierra desgraciados mal paridos como los que viven del narco y el crimen organizado, no deja más que un amargo sabor de boca y un sentimiento de impotencia por no haberles hecho pagar con cárcel, todas las injurias, asesinatos, vejaciones y angustias que hemos padecido desde que los panistas dejaron libre al Chapo Guzmán.

La cantidad de narco gatos que han sido presentados  como “capturados” por la AFI ó la PGR, lejos de minar la fuerza de estos desalmados, ha conducido a una guerra sin cuartel entre cárteles y seudo autoridades. Y en medio de ellos, la sociedad civil. Tenía que haberse escuchado la voz de un intelectual con el peso, la fama y la experiencia política de un Mario Vargas Llosa para cachetear  la conciencia amorcillada de quienes sabiendo lo que implica tamaña faena, se quedan mirando pasivos desde el burladero.

Desde luego hubiéramos agradecido a Vargas Llosa haberle espetado a Calderón con la claridad con la que habló ante el diario “El país” en Montevideo, rotativo para el cual señaló que México se ha perdido en su anacronismo, en autoritarismos y en sostener modelos fracasados de gobierno. En pocas palabras, evidenció que mientras se mantuvo la dictadura perfecta, el agua no nos había llegado hasta la coronilla como ahora.

El cambio de un partido a otro, lejos de mejorar la calidad de vida de los mexicanos, la ha puesto en riesgo. Y que mientras Chile es un país digno de seguir como ejemplo vanguardista y de éxito en su democracia social y en la libertad con la que manejan su economía, México hoy en día, es el epitome de la degradación social y política. Los vanos e  insulsos esfuerzos por combatir al narco, pareciera  más un juego de poder en el que la autoridad tiene TODO para perder.

Ingenuamente  Calderón cree que con enviar sendas iniciativas que reformen leyes que sancionen con más años y más energía a los individuos que participen en el crimen organizado y con cárteles de narcos- no solo a los activos, sino a los pasivos denominados “halcones ó vigilantes”- ya se solucionó el problema ¡Si; cómo no! El tío inició una guerra sin estrategia y con ánimo de pavonearse como héroe nacional.

Lo patético es que en esta intentona egocéntrica, nos pasó a traer a todos sin deberla ni temerla. El ordinario manejo de sus empleados en el tema, denota una complicidad inexplicable y dolorosa para quienes han perdido hijos, hermanos y padres de familia. Los muertos de San Fernando todavía tienen la piel pegada a sus mancillados cuerpos. Son muertos que se suman a los 34 mil que Calderón lleva solito en su sexenio. Hay indicios claros- según análisis académicos serios- de que más de un millón y medio de personas en este país trabajan en diferentes trincheras para el narco en el cultivo, traslado, ajuste de cuentas y lavado de dinero ¡Bonito círculo mortal! Hasta ahora, solo Calderón y su familia han reforzado su círculo de seguridad ¿Y el resto de mexicanos? Se pueden podrir. Vargas Llosa puso el dedo en la llaga.

Algo tenemos que hacer para acabar con tanta plaga  ¡Fuera políticos incompetentes, indolentes y corruptos!

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.