Published On: Mié, Ago 5th, 2015

Mathias Goeritz, una de las grandes figuras del siglo XX

Mathias Goeritz_Cortesía_elfanzine tv

El escultor mexicano de origen alemán, Mathias Goeritz (Danzig, Polonia, 4 de abril, 1915-Ciudad de México, 4 de agosto, 1990) creador de las Torres de Satélite y el Museo El Eco, dejó un importante legado artístico en el país, y actualmente se exhibe El retorno de la serpiente, muestra que ha sido visitada por más de 130 mil personas en España.

Luego de vivir en Alemania, Marruecos y España, inició su labor en 1944 como pintor independiente y como promotor cultural de artistas que experimentaban con nuevas perspectivas estéticas e intensificó su producción artística y teórica hasta su muerte en la Ciudad de México.

Entre sus obras destacan el Museo El Eco, una de las más significativas del artista, que fue crucial en la historia del arte moderno mexicano, el cual albergó obras importantes como La serpiente, escultura que actualmente se encuentra en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México.

Cabe señalar que la exposición El retorno de la serpiente. Mathias Goeritz y la invención de la arquitectura emocional, realizada a partir de una serie de cuestionamientos sobre la vida y obra del escultor, puede apreciarse en el Palacio de Iturbide, luego de haberse presentado en el Museo Nacional Centro de Arte Sofía de Madrid, en España, donde fue visitada por más de 130 mil personas.

La muestra, bajo la curaduría del historiador y crítico de arte Francisco Reyes Palma, especialista del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), estará abierta al público en el Palacio de Iturbide (Madero 17, Centro Histórico) hasta septiembre próximo y la entrada es gratuita. Posteriormente viajará al Museo Amparo de Puebla.

En su oportunidad, el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa, afirmó que Mathias Goeritz trascendió con su arte las fronteras y las décadas y dividió sus épocas creativas entre Alemania, España y México, siendo nuestro país la inspiración para muchas de sus obras más personales.

“Fue un artista prolífico que se convirtió en una de las grandes figuras del siglo XX y que si bien en el imaginario de nuestro país lo identificamos con obras como las Torres de Satélite, fue en realidad un creador que incursionó en muchas más expresiones como la pintura, la gráfica, la escultura, pero también en el pensamiento a través de su formación en filosofía”.

Llegó a México en 1949

Nacido en la ciudad de Danzig, Polonia, el 4 de abril de 1915, Mathias Goeritz, cuyo estilo artístico está asociado a la abstracción constructiva, se trasladó a México en 1949.

En 1957, en colaboración con el arquitecto Luis Barragán y el pintor Jesús Reyes Ferreira, realizó las Torres de Satélite, inauguradas en marzo de 1958 como emblema de esta moderna zona urbana en el Estado de México, además de crear las Torres de Temixco en Morelos y los vitrales de la Iglesia de San Lorenzo en la Ciudad de México.

Dos años después, en 1959, tras la muerte de su esposa Marianne Gast, Mathias Goeritz comenzó la serie de obras bidimensionales conocidas como Mensajes dorados que fueron los precursores de su colaboración con Luis Barragán en el proyecto del altar de la Capilla de las Capuchinas en la Ciudad de México en 1963.

En 1964 realizó la escultura de la Estrella de David, las torres y los vitrales de la sinagoga Maguen David, y en 1967 la Celosía del Hotel Camino Real y otra para lo que hoy es la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, así como los vitrales para la nave principal de la Catedral Metropolitana, también en la capital del país.

El escultor además promovió la creación de la Ruta de la Amistad, un circuito escultórico urbano en el Anillo Periférico de la Ciudad de México con motivo de las Juegos Olímpicos de México 1968, que incluyó el trabajo de más de una decena de escultores extranjeros que representaron a varios países.

Entre 1978 y 1980 realizó el centro del Espacio Escultórico en colaboración con los artistas Helen Escobedo, Manuel Felguérez, Hersúa, Sebastian y Federico Silva, en Ciudad Universitaria, asimismo llevó a cabo el Laberinto de Jerusalén en Israel, Las Torres en la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM, en 1982, y en 1988 construyó la torre de la Fundación Miguel Alemán de la Ciudad de México.