Published On: Sáb, Jul 23rd, 2011

Los viajes del viento, cinta colombiana dedicada a la cultura y a la música latinoamericana

Imagen de la película.

Imagen de la película.

Estrenada en el Festival Internacional de Cine de Cannes, dentro de la sección ‘Una cierta Mirada’, donde se convirtió en la favorita de la crítica internacional, la cinta ‘Los viajes del viento’ se estrenó en nuestro país.

De visita en México, el director Ciro Guerra dijo que esta es la primera película colombiana que se rueda en el formato de super 35 milímetros, ofreciendo una experiencia vivencial al espectador al capturar algunos de los más bellos paisajes y regiones de su tierra natal.

“Esta película es como un retroceso a mi infancia, porque tuve mucho contacto con los lugares y la gente que aparecen en cada zona que van recorriendo los personajes. Esta es una cinta donde también la música tiene una presencia vital, los colombianos vivimos una mezcla de razas muy profunda y eso se refleja en nuestras expresiones culturales”.

La película gira en torno al músico de acordeón Ignacio Carrillo, quien debe cumplir una promesa: entregar su preciado instrumento a su maestro para deshacerse de la maldición que inició cuando aquel objeto fue ganado al mismísimo mefistóteles y que hace preso a todo aquel que lo toca, alejándolo del amor.

Los viajes del viento es  la segunda película del director colombiano Ciro Guerra, quien sorprendió a la crítica con su ópera prima La sombra del caminante, el nombre del filme hace alusión al recorrido que realiza el protagonista junto con un joven aspirante a músico por las zonas más recónditas de Colombia.

El director explicó que los juglares que aparecen en la cinta pertenecen a una tradición que proviene del siglo XIX y con el tiempo se convirtieron en figuras míticas a las que incluso el escritor García Márquez ha inmortalizado en sus libros.

“Lamentablemente el juglar solitario y que viaja en burro, como lo muestra la cinta, ya no existe, sin embargo su leyenda continúa, incluso perduran entre los lugareños historias sobre un músico que se enfrentó al diablo tocando su instrumento, en lo personal a los juglares los veo como una extensión del samurái o del cowboy americano”.

Protagonizada por el músico de vallenatos de 66 años, Marciano Martínez, y el joven actor Yull Núñez, la cinta muestra de forma extensa la tradición musical colombiana, al retratar la historia paralela de un joven que desea dominar el arte de las letras populares y del acordeón, no obstante que el viejo músico, quien acaba de perder a su esposa a causa de una enfermedad, se muestra renuente a servirle de maestro.

El realizador mencionó que para el armado visual de esta cinta tuvo mucha influencia de Kurosawa, pero además de los westerns americanos, aunque su intención era también mostrar el gran bagaje musical de Colombia, internándose en el mundo de las ferias de vallenatos donde los músicos, a la manera de una pelea de gallos, compiten por derrotar al adversario ejecutando con maestría el acordeón e improvisando la mejores estrofas.

“Lamentablemente en Colombia se están perdiendo muchas de estas tradiciones, hay personas de mi tierra que no conocían nuestra cultura y les resultó una gran sorpresa descubrirlo incluso los vallenatos, esto me resultó preocupante”.

No obstante mencionó que muchas regiones siguen conservando sus tradiciones en medio de un marco cultural donde se hablan más de 60 lenguas.

Se incluyeron en una secuencia del filme, los ritos ceremoniales de los percusionistas, eternos compañeros de los músicos de acordeón, quienes en una ceremonia tribal acompañada por decenas de tambores, reciben en sus manos la sangre de una iguana muerta.

La canciones que aparecen en la cinta son ejecutadas por el mismo protagonista Marciano Martínez, prácticamente sin ningún arreglo de post producción, pues la intención del director es que el público sienta el ambiente de esas veladas bohemias donde corre el aguardiente, la música y el baile.

“Es una película hecha con mucho amor, con mucha honestidad, le dediqué cuatro años de mi vida y creo que cada secuencia se logró al nivel que soñé desde un principio”.

‘Los viajes del viento’ contó con el apoyo en coproducción de Holanda, Argentina y Alemania. El guión fue escrito por el mismo Ciro Guerra y la música corrió a cargo de Iván Tito Ocampo.

“Esta es una película dedicada a la cultura latinoamericana, a la gente, a la música y a sus raíces. Creo que la música en su estado más puro es algo natural, como respirar, como bailar. En el mundo contemporáneo cada vez se hace menos música con este instinto, todos piensan en hacerse famosos, por ello este es mi grano de arena para reflexionar acerca de las raíces que debemos conservar”.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.