Published On: Lun, Sep 11th, 2017

Los monstruos y su magnetismo fueron motivo de charla en el Museo Diego Rivera

Lo mórbido y lo monstruoso vistos como dos categorías que se relacionan ente sí gracias al arte fue el objetivo de la mesa de reflexión “De lo mórbido a lo monstruoso”.

La charla se realizó la tarde de este sábado 9 de septiembre en el Museo Mural Diego Rivera como actividad paralela de la exposición Monstruosismos y nueva figuración.

Participaron los especialistas Alfredo Bueno Jiménez, doctor en Historia de América; Rubén Maya, artista visual; Luis Roiz, docente, investigador y comunicador; María Elena González, licenciada en Historia del Arte y Periodismo, curadora y crítica de arte, y Roberto Coria como moderador.

Los temas que se abordaron en la mesa giraron alrededor de las preguntas: cómo fue su acercamiento a la figura del monstruo, por qué se tiene la percepción de que el monstruo es malvado, por qué la figura del monstruo es atractiva al público y cuál es su monstruo favorito.

Luis Roiz, también maestro en Artes visuales, ilustrador y escritor, detalló que su acercamiento a la figura del monstruo se dio desde que era un niño y con la manifestación de sus miedos.

“Era o me acerco o alejo del monstruo, era abrazarlo y comprenderlo o de plano rechazarlo y alejarme. De niños analizamos las formas y el color y por eso el monstruo siempre es un ser seductor que nos atrae.

 “Además los monstruos están ahí, salimos y hay, ves la televisión y surgen, por lo tanto, para mí, son una manera de comprender y entender el mundo que vivimos”.

Rubén Maya, también doctor en Bellas Artes, reveló que su acercamiento al monstruo se dio cuando descubrió que es un ser fantástico, extraño y desproporcional que lo motiva a crear personajes con actitud de confrontación y una personalidad oscura.

 “Me gusta crear imágenes o personajes que confronten y mantengan una cierta curiosidad en el espectador y que despierte sus sensaciones. Por eso trabajo con zonas y protagonistas oscuros, pero nunca me meto con la violencia ni la sangre”.

Alfredo Bueno Jiménez, también docente, investigador y conferencista agregó que su acercamiento se dio por su tesis doctoral cuando descubrió que fue en el Viejo Mundo cuando se creó el imaginario gráfico sobre el monstruo.

Respecto a por qué se tiene la percepción de que los monstruos son malvados, María Elena González comentó que, gracias a personajes como la Sirenita, Quasimodo y la Bestia, se ha realizado una resignificación de que no todos los monstruos son malvados, “por el contrario son personajes muy buenos, que se respetan y hasta de los cuales llegamos a sentir pena”.

Luis Roiz detalló que esta percepción de seres malvados es un tema que explican las películas, las cuales muestran que los monstruos somos nosotros mismos llevados a un extremo que saca lo peor de nuestro ser.

Mientras que Rubén Maya agregó que la percepción depende de la mirada de cada persona, ya que un monstruo puede ser algo extraño y diferente que reactiva la parte oscura, pero también alguien que es luminoso y bueno.

Alfredo Bueno comentó que desde el punto de vista de la historia el monstruo siempre ha sido algo negativo o malo porque es un ser que provoca miedo ya que es algo que no se ajusta a lo clásico, lo común y al patrón de armonía.

Sobre por qué la figura del monstruo es atractiva al público, Luis Roiz puntualizó que es porque son personajes terroríficos que nos seducen “y que, por su otredad, nos dan ganas de ser como ellos”.

Alfredo Bueno agregó que es porque a las personas les gustaría tener los poderes y habilidades que poseen, por ejemplo, como el de hechizar y controlar.

Finalmente, sobre cuál es su monstruo favorito y por qué, María Elena González dijo que Frankenstein ya que resume muchas de las necesidades emocionales del ser humano de ser aceptado y pertenecer a un grupo.

Luis Roiz comentó que tiburón, porque representa el miedo del ser humano de que no puede ni podrá controlar la naturaleza y el temor irracional a lo que es distinto a nosotros y parece amenazante.

Rubén Maya dijo que tiene miedo a las serpientes, ya que cuando era niño su padre le daba el día de reyes estos animales vivos como regalo.

Y Alfredo Bueno destacó que Freddy Krueger, ya que es un monstruo que se sumerge en lo onírico “y por eso, cuando tenía cuatro o cinco años, hasta me daba miedo dormir pues pensaba que se metería en mi sueño”.