Published On: Jue, Jul 28th, 2011

Libro: Nada es para siempre

Un reflexión del poder político.

Un reflexión del poder político.

*Un cuestionamiento hecho con humor al ejercicio del poder

En su libro ‘Nada es para siempre’, Verónica Bujeiro presenta dos obras que reunidas por un mismo tema, la política, reflexionan “sobre los cuestionamientos al poder”, señala la escritora.

El volumen está integrado por 97 páginas divididas en dos obras de teatro: ‘Nada es para siempre’ y ‘Me falta el aire’, que llevan al lector a reflexionar sobre el absurdo, la incongruencia y la continuidad de las propias miserias, pero principalmente de la política en el país.

“Reflexiono sobre la política, agrega Verónica Bujeiro, porque me afecta como a todos los mexicanos y me da cierta preocupación saber que estamos haciendo siempre lo mismo. Como sociedad seguimos quejándonos y diciéndonos en el hombro nada es para siempre pero no hacemos gran cosa para cambiarla.

“Con este texto busco hacer un guiño con la realidad, ubicar, decir y describir cosas que fueron reales en la historia de nuestro país. Sé que son algo trágicas pero también son cosas muy mexicanas, como el reírnos de la desgracia porque no nos queda de otra”.

En su libro, la autora enfrenta a seis personajes; Jennifer y Juan de Dios Villanueva, Estela Beatriz y José Manuel Villavieja y Citlali y Tenoch Villaposible con sus propios prejuicios, miedos y mezquindades. Como en un juego de espejos, en donde libran una batalla contra sí mismos, incapaces de confrontar la realidad que grita y rasguña las puertas y que finalmente habrá de entrar y realiza una parodia de la clase política que se niega a morir.

Quien lea el texto podrá observar que la obra está inspirada en la vida real y que los personajes y sus nombres (especialmente los de los niños) además de generar risa inmediata en el lector, reflejan la polarización de las personas en su forma de vida y en sus opiniones.

“Con el texto buscaba representar lo que somos. Quería hacer un espejo del eco y del reflejo, de estos reconocibles partidos políticos pero también de nosotros. Obviamente es un reflejo que provoca risa, pero quiero que esa risa incite a cierta reflexión acerca de quiénes somos hoy en día en este siglo XXI.

“Son comedias fluidas que se leen fácil y que buscan mover algo. Es difícil decirlo, pero espero que esa cosquilla mueva algo. Al menos que nos haga no ser tan pasivos como espectadores o como sociedad, sino que nos haga analizar porque tendremos mucho a lo fácil”, señala la también guionista.

Indicó que las dos historias son bastante trágicas y que por eso cuentan con un final abierto “precisamente para abrir al que está enfrente. Especialmente en estos temas, ya que si vas a hablar de política dar conclusiones sería tomar partido y esto era muy peligroso y complicado. Mi idea era mostrar lo que es la lucha ridícula hasta cierto punto del poder en México y es por este este motivo que los finales son abiertos”.

Finalmente, la escritora considera que este texto representó un logro y a la vez un reto para su carrera porque escribir y además aprender las herramientas para que el texto funcione no es cualquier cosa. Es mucho trabajo de observación, pero también de práctica, de acercarse a la escena para poder reflejarla en letras.

“Soy consciente del público y creo que de esta aventura al menos saldrán divertidos. Creo que también los va a poner a pensar en la historia de México más que sobre el poder y lo que vamos a hacer. A través de mi texto van a pensar en lo que hemos vivido, lo que estamos viviendo y lo que vamos a vivir”, concluye.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.