Published On: Sáb, Oct 11th, 2014

La Secretaría de Economía viola la normatividad de la crema

DAIRY FARMLos productores de leche están en desacuerdo con la Secretaría de Economía respecto de que se publique en el Diario Oficial de la Federación la norma que permite una disminución de 30 al 25 por ciento de grasa en la crema para consumo humano, por tratarse de una adulteración y un fraude a los consumidores, además de que esa medida contraviene a la normatividad internacional en la materia.

En 2013 el valor de las importaciones para México fueron por la cantidad de 22,348 millones de pesos y las exportaciones son de 3,375 millones de pesos casi nueve veces menos y de estas el 60% lo representa la grasa animal propia de la leche
Los productores pedimos al Gobierno Federal,—dijo Álvaro González Muñoz, presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche— que la recomendación del Codex Alimentarius, organismo de la FAO, y la FDA de Estados Unidos, que se tome en cuenta la normatividad internacional que indica que para que sea crema debe contener un mínimo de 30 por ciento de grasa propia de la leche y que se respete. «Este índice es de validez internacional y Economía viola la normatividad», para entregar un negocio millonario a unos cuantos, condenando a millones de mexicanos a consumir más adulterantes que crema.
Explicó González Muñoz en entrevista, que la industria nacional exige a los productores lecheros un mínimo del 32 por ciento de grasa en la leche que adquieren. Estimó que esto significa que, con la separación de grasa, con respecto al precio que la compra el público obtienen un beneficio mayor de 4.00 pesos por litro, de manera que, si les compran a los productores a un precio de 5.80 o a 6.00 pesos máximo, la diferencia representa muy altas ganancias para la industria y el comercio organizado que, en ninguna forma, comparten con el sector productivo.
«Los productores mexicanos y los consumidores de leche y sus derivados, estamos en contra de esta disposición, porque con estas normas sesgadas, se legaliza la adulteración y elaboración de productos similares a los genuinos, con muy poca leche y con la firme intención de engañar a la gente con productos muy disminuidos en nutrientes puros como los dan las vacas, su único fin es sacar el dinero del bolsillo», enfatizó el dirigente.
Desconocemos cuál sea la intención de la Dirección General de Normas y Metrología de la Secretaría de Economía, porque esto que ahora hacen es un atentado a la economía de los productores de leche y a los consumidores, y nulifican la posibilidad de que México pueda exportar excedentes de crema.
Actualmente México realiza exportaciones incipientes de crema a algunos países de centro y Sudamérica. En los últimos cinco años ha aumentado la demanda de este producto mexicano, hasta en 200 por ciento, con grandes posibilidades de que aumente sus ventas al extranjero.
Sin embargo, dijo, si la nueva Norma Oficial Mexicana permite la reducción de la cantidad de grasa, significa que, de igual manera, baja la calidad de la crema mexicana y baja la calidad nutritiva, limita la competencia internacional y por otro lado para unos cuantos representa más de 40 millones de dólares anuales de ganancia, esperamos que esto no sea lo que motivó a algunos funcionarios para seguir lucrando con la salud del pueblo de México a cambio de millones de pesos para su bolsillo.