Published On: Sáb, Ago 22nd, 2015

La obra cómica más polémica de Slawomir Mrozek es revivida por los Bichir

elUltimoPresoOlaPoliciaJVL_2603b

Uno de los autores polacos más controvertidos, Slawomir Mrozek (Polonia, 29 de junio, 1930–Niza, 15 de agosto, 2013), sobreviviente de campos de concentración y constante crítico y analista de los sistemas totalitarios, fue revivido la noche del jueves 20 de agosto por Demián, Bruno y Odiseo, así como su padre Alejandro Bichir, con el estreno de la obra cómica El último preso o la policía, en el Teatro Helénico.

Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), estuvo presente en la función donde los tres hermanos dieron muestras de sus dotes actorales en una historia escrita en 1958, la cual figura dentro de la línea del teatro de lo absurdo, pero con ese humor negro, desgarrador, que caracteriza a Mrozek, quien incluso vivió en México durante su exilio por varios países desde los años sesenta.

El titular del Conaculta dijo que en el extraordinario estreno de El último preso, los hermanos Bichir dan una clara muestra del buen teatro que se hace en México, comentario que replicó en su cuenta de Twitter @rtovarydeteresa

La trama de El último preso se centra principalmente en la oficina de una prisión militar, donde ya no hay población de presos, ni hay gente nueva que haya sido arrestada, pues la represión ha hecho a todos “portarse bien”, nadie critica a la autoridad, nadie quebranta la ley y nadie cuestiona el tiránico gobierno de un rey bebé y su temible tío.

En la historia, aquel último preso del recinto, encarnado por Demián, y otrora revolucionario, “entra en razón” y firma una carta de arrepentimiento que lo libera, es entonces cuando el comandante de la prisión, en la caracterización de Bruno, sabe que su trabajo terminará y por ello pide a su más fiel policía (Odiseo) que critique al gobierno públicamente para poder arrestarlo y mantener con vida a la corporación policiaca.

Sin embargo la vida en prisión comienza a transformar la mente del estoico policía y los papeles cambian cuando el otrora preso revolucionario es ahora la mano derecha del capitán de la policía, encarnado por Reynaldo Rossano, quien lo somete a una última prueba.

Slawomir Mrozek, quien en 2003 fue distinguido en Francia como Caballero de la Legión de Honor por su trayectoria como escritor, plasma en esta comedia muchos simbolismos sobre el poder y su represión contra la ciudadanía, creando lo que llamó “una revolución inversa”, donde el absurdo se manifiesta al seguir todas las normas establecidas por los represores.

Después de la función, el presidente del Conaculta felicitó a los integrantes de la familia Bichir por este nuevo logro escénico que sin duda enriquecerá la oferta cultural del teatro en México.

El último preso o la policía se presenta los viernes a las 20:30 horas; los sábados a las 18:00 y 20:30 horas, y los domingos a las 18:00 horas, hasta el 1 de noviembre en el Teatro Helénico, ubicado en Avenida Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn.