Published On: Jue, Ago 13th, 2015

La literatura es mi forma de estar en la vida: Bárbara Jacobs

Barbara Jacobs 620

Bárbara Jacobs es ante todo una mujer de letras. Reconocida como Protagonista de la Literatura Mexicana por su trayectoria, la poeta, ensayista y traductora fue entrevistada por la escritora Elena Poniatowska, la tarde de este martes 11 de agosto, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, para hablar sobre sus libros y su amor por la literatura.

“Uno se salva a través de la literatura. La literatura te da para querer vivir. Hay ese deseo de hacer bien las cosas. Además de presentar mis anhelos, es mi forma de comunicación y de estar en la vida”.

Ante sus lectores y la autora de La noche de Tlatelolco, Bárbara Jacobs destacó que actualmente trabaja en un libro tentativamente titulado Perfil de literaturas sobre géneros, en el cual pretende hacer una historia de la literatura del siglo XX a través de los géneros literarios.

“Para llevar a cabo un proyecto tan amplio como este empecé a delimitar. Definí mis términos, encontré 33 géneros y para representarlos, cada género debía tener cuatro representantes, todos occidentales. En cada cuarteto tenía que haber una mujer por lo menos y un autor de habla hispana”.

Sobre la importancia de la figura paterna, Elena Poniatowska señaló que no hay libro en el que no aparezca su padre, Emile Jacobs, combatiente de la Brigada Lincoln en la Guerra Civil de España contra el fascismo.

Ejemplo de ello es su más reciente novela, La dueña del hotel Poe, en el que retrata un hotel de Polanco que perteneció a su padre y Las hojas muertas, donde narra su historia familiar.

“Era una figura inaccesible para mí, era una figura encerrada para quien lo más importante era leer. Mis hermanos y yo descubrimos quién era por unas fotografías en las que aparece como parte de las brigadas internacionales que lucharon en la Guerra Civil de España y nos pareció un héroe”.

Aseguró que escribió la vida de su papá muchas veces desde diferentes puntos de vista y ninguno le parecía vivo, hasta que encontró la voz de todos y surgió un narrador colectivo en primera persona del plural, donde sus hermanos y sus primos tienen la palabra.

“La SEP incluyó en sus bibliotecas a Las hojas muertas. Es un libro que tardé 10 años en terminar, creo que existen por lo menos 10 versiones hasta que por fin encontré una voz colectiva y así empecé a contar la historia (…) Cuando un personaje está dolido se cae y uno lo percibe, así que cuando llegué a primera persona del plural creí que era fantástico”.

La ganadora del Premio Xavier Villaurrutia dijo sentirse tímida e insegura, lo que la ha llevado a innovar en su forma de escribir: “En la literatura lo que me da más miedo es que no me salga lo que quiero, por eso corrijo mucho y reescribo”.

Con una obra que abarca la novela, el cuento y el ensayo, es considerada como un híbrido de géneros donde retrata el mundo a través de los personajes. Uno de los más significativos es Clarisa Landázuri, quien se ha convertido en su alter ego: una activista política, una persona comunicadora y hospitalaria.

Entre sus obras se encuentran Doce cuentos en contra (1982) y Antología del cuento triste con Augusto Monterroso (1992). Cuenta también con ensayos como Escrito en el tiempo (1985) y Juego limpio (1997) y ha sido traducida al inglés, al italiano y al portugués.