Published On: Jue, Jul 25th, 2013

La cultura, ligada históricamente a la diplomacia en México: Rafael Tovar y de Teresa

Conferencia_La_cul

Al dictar la conferencia La cultura como instrumento político exterior en México en el Instituto Matías Romero de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta, dijo que históricamente ha existido en México una vinculación del trabajo cultural con la labor diplomática, existiendo grandes intelectuales como Octavio Paz que se han sumado a esa tarea.
«Hay que recordar también a Manuel Payno, el autor de Los Bandidos del Río Frío, quien fue cónsul de México en España; figuras como Justo Sierra, embajador de México en España durante la época de Madero. En años mucho más recientes, Carlos Fuentes, embajador en París, presentó sus exámenes al Servicio Exterior, igual que Octavio Paz, embajador en la India, y en años mucho más cercanos Fernando del Paso, José María Pérez Gay y Álvaro Uribe».
En la conferencia, Rafael Tovar y de Teresa celebró que la presencia cultural de México en el exterior continúe siendo sólida gracias a las bases que sentaron esas primeras iniciativas.
«Tan sólo en lo que va del año México ha participado como invitado de honor en el Salón del Libro de Ginebra, en la Feria del Libro de Nueva York, también en la Royal Academy de Londres, creando la posibilidad del Año de México en Reino Unido para el 2015. También tendremos la exposición de Frida Kahlo en París, es decir, se siguen perfilando acciones importantes».
Agregó que esta ha sido la forma tradicional en la que México ha difundido su cultura en el exterior, pero que para la actual administración es claro que el paso siguiente es promover a los creadores contemporáneos y que su trabajo contribuya igualmente a dar una imagen positiva de México en el mundo.
Refiriéndose a la diplomacia de la mitad del siglo XX, Rafael Tovar señaló que «nuestro país recibía cantidad de visitantes distinguidos, desde De Gaulle hasta Kennedy, que vinieron a México en esos años, y México empezó a tener un rol mucho más activo. Y la cultura, así lo entendió el presidente López Mateos, era determinante. Por ello en su gestión se creo el Ballet Folclórico Nacional, empezaron a irse las primeras figuras culturales como diplomáticos y luego como embajadores».
El presidente del Conaculta aseguró que a lo largo de los años México fue desarrollando una política que se ha convertido en un tema de análisis intelectual que ha surgido del concepto de soft power (poder suave) que nace con un científico social Joseph Nye, en Harvard, cuyo postulado es que frente a la coacción puede haber la persuasión y la seducción y si la coacción se da por medios económicos, políticos y militares, el «poder suave» actúa en la seducción, aspecto en el que la cultura tiene un papel absolutamente fundamental.
«Ese es el escenario de análisis en el que nos encontramos en este momento. Es un concepto que ha sido ya adoptado y se reconoce prácticamente como una idea muy establecida en las relaciones internacionales contemporáneas», señaló el presidente del Conaculta, quien mencionó que ese «poder suave» México lo ha ejercido ya, en ocasiones con estrategia y en ocasiones sin estrategia.
«Por ejemplo, México es uno de los 15 países que tiene una mayor economía, población, presencia en aspectos específicos de la escena internacional. En la parte económica, es el país con mayor cantidad de tratados de libre comercio firmados, tiene 44 de ellos, y sin embargo, países con un menor peso específico, que no reúnen todas estas características, tienen mucha mayor presencia, y es porque tienen mucho mayor integrada su política de ‘poder suave’.»
Rafael Tovar y de Teresa señaló que a México le ha faltado en ocasiones integrar las distintas fichas de lo que puede ser su gran fuerza de persuasión, de imagen, de presencia en el mundo y se concentra en aspectos en los que no tenemos los primeros lugares en el mundo.
«De tal manera –consideró– que yo creo que este gobierno tiene una magnífica oportunidad para retomar esas experiencias y conformar una política que verdaderamente sume aquello que se considera el mejor rostro de México, hoy como nunca ahora nuestro país necesita posicionarse, vemos que hay un horizonte económico internacional interesante para situar a México y el aspecto cultural debe utilizarse como parte de una estrategia•.
El titular de Conaculta refirió que en México todos los arquetipos han formado un imaginario colectivo que analizándolo data de los años cuarenta y cincuenta, donde están presentes los valores de la Revolución y del impacto que tiene el movimiento revolucionario en América Latina durante el siglo XX. Muchos de esos elementos, dijo, se reflejan en el cine, proyectan un México de una vida rural feliz que en realidad nunca existió, un tipo de relaciones de una sociedad «articulada y cohesionada» que también es una falacia.
«México es un país con enorme riqueza, pero siempre la sitúa en el pasado, en el mundo prehispánico, herencia de extraordinarias culturas milenarias, y siempre decimos que ha llegado el momento de proyectar los valores contemporáneos de la cultura, los valores del arte moderno, los valores culturales del siglo XX, pero el gran activo que tiene México es seguirlo asociando con estas imágenes de tipo prehispánico».
Al respecto, el presidente del Conaculta recordó países con características similares a nosotros, como la India, con una gran diversidad cultural, colonizado, conquistado como fue el nuestro, un país que durante el siglo XX ha tenido situaciones sociales que culminaron con la Independencia de los ingleses y que ahora se convierte en una de las grandes economías.
«La India –recordó– empezó a construir una imagen, a mostrar un país moderno, un país del que hoy lo primero que nos viene a la mente es su gran capacidad para la formación tecnológica, sus especialistas extraordinarios en los temas cibernéticos, alumnos que llenan las grandes universidades americanas como el MIT. Todas las películas de los últimos 10 años, el personaje de la India que aparece en ellas es el discreto especialista que está en Stanford o en una de las grandes universidades como maestro, como investigador».
Rafael Tovar indicó al respecto que el mexicano contemporáneo aún no sabe la imagen que quiere proyectar al mundo y se siguen manejando en nuestro país arquetipos de los años cuarenta y cincuenta.
El presidente del Conaculta destacó las facilidades que ofrecen hoy las herramientas tecnológicas en la promoción cultural en el exterior, permitiendo hacer llegar a una embajada desde la preparación de una exposición virtual, mandar los archivos de una exposición fotográfica, con las características de cómo se debe imprimir, el guión, etcétera.
«Las grandes exposiciones son parte de circuitos internacionales en las que si uno entra, se le abren las puertas de todos los grandes museos, porque ha tenido una connotación mucho más amplia y el impacto que tienen esas muestras en los grandes museos del mundo».
Finalmente, Rafael Tovar y de Teresa estimó que en una proyección cultural de México básicamente son dos instituciones las que tienen que actuar de manera coordinada: el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores.
«Conaculta es la institución que engloba la infraestructura, los recursos y los esfuerzos de México en materia cultural, Relaciones Exteriores porque tiene las herramientas a nivel internacional, el personal, las embajadas, consulados y una agenda política que se puede construir junto con la agenda cultural y que siempre redundará en beneficio de México».