Published On: Mar, Jul 14th, 2015

ISSSTE emite recomendaciones para una alimentación sana

La Delegación del ISSSTE en Puebla encabezada por la Delegada Sandra Paola Rodríguez Gómez, siempre preocupada por atender la salud de los derechohabientes y población en general dio a conocer a través de sus médicos especialistas la importancia de sobrellevar una alimentación sana y completa, esto no sólo por beneficios físicos, sino también mentales.

En diversos estudios se ha comprobado que llevar una alimentación sana y equilibrada no sólo puede evitar problemas de anemia, sobre peso, cardiovasculares o diabetes, sino también evitar mala memoria, déficit de atención, principalmente en niños, cambios emocionales y de comunicación con el entorno. Es por eso que la Delegación del ISSSTE evidencia cuales deben de ser los alimentos básicos y completos para disminuir, y progresivamente erradicar los problemas ya mencionados.

Verduras como la acelga, repollo, apio, lechuga, hierbas aromáticas, espinacas y alcachofas representan un papel importante en la alimentación, es por eso que comer dos porciones de hojas verdes al día proporciona fosforo, magnesio, potasio y  vitaminas del Complejo B, lo cual mejora significativamente la irrigación de la sangre y el oxígeno al cerebro.

El Omega 3 se ubica principalmente en el atún, salmón, sardinas, algas marinas, nueces de castilla, chía y semillas, estos alimentos junto con sus propiedades  mejoran los tejidos neuronales y su unión, así como la transmisión de información en el sistema nervioso. Es por eso que los alimentos del mar son sumamente recomendados para pacientes con Alzheimer.

La Vitamina E también ayuda a disminuir la pérdida de memoria, la demencia, hemorragias y enfermedades del sistema nervioso. Esta la encontramos en: almendras, avellanas, semillas de girasol, calabaza y sésamo, papas, calabaza, papaya, aceitunas, aguacate, hojas de mostaza, y chabacanos.

La Vitamina B mantiene la densidad del cerebro, colabora en funciones como la creación de glóbulos rojos y apoya al sistema inmunológico. Es por eso la importancia de consumir alimentos como: mariscos, lácteos, huevos, carne de res, hígado, pollo, legumbres, cereales fortificados, pan de trigo integral, granos enteros, verduras de hoja verde oscuro, verduras crucíferas, nueces, pepinos, espárragos, plátanos y setas.

Antioxidantes como el Selenio, los cuales ayudan en la claridad del pensamiento y energía, estos se pueden localizar en el pan, las nueces y el trigo, también en frutas como la sandía y la mora. Los arándanos también son importantes dentro de este rubro, ya que se ha demostrado que mejoran la memoria en adultos mayores. La canela promueve una acción neuroprotectora, ya que es benéfica en la preservación de la memoria, incrementando el fluyo de la sangre al cerebro.

Finalmente es necesario tomar suficiente agua, el cuerpo humano está formado por el 70% de agua, de ahí la importancia de mantener una hidratación adecuada. 2.5L para los hombres y 2L para las mujeres al día. Se ha comprobado que perder tan sólo el 2% de hidratación puede conllevar a una pérdida de memoria momentánea. Con esto se respalda la importancia de no esperar siempre a tener sed para beber agua, principalmente cuando se expondrá al cerebro a recordar o realizar algún esfuerzo mental.