Published On: Mar, Mar 22nd, 2011

Incompetentes pero con fuero

Por increíble que parezca la ceremonia por el natalicio de Benito Juárez resultó el escenario ideal para evidenciar ideologías y creencias. Mientras los albiazules se abstienen de hacer reconocimientos públicos y privados -respecto al enorme legado histórico, jurídico y político de Juárez García- los cachorros de la Revolución van diluyéndose entre alianzas y contubernios político-electorales incongruentes.

 El maestro Alfonso Yáñez, nos regaló una joya histórica que debería servir de referencia obligada para quienes no entienden lo que significa una injerencia de cualquier índole. Con gran tino expone las líneas más agudas -mediante misiva- que Juárez envía al ingenuo Maximiliano de Habsburgo.

 Con extrema fineza diplomática pone en su lugar a un iluso emperador surgido de la forma más ilegítima que pueblo alguno pudiera aceptar. En pocas líneas le hace ver que su designación como emperador no es más que el resultado de una obvia traición generada por quienes así se hicieron del poder en Francia; en clara alusión a Napoleón III.

 De la misma forma y con exquisito sarcasmo, le agradece la generosidad de su egregia persona al renunciar a un trono europeo para venir a sentar sus reales a nuestro país. Pese a que él mismo conociera que su presencia no resultaba nada grata para los mexicanos que ya habían nombrado a un Presidente -Benito Juárez- para que velara por la integridad, soberanía y libertad de nuestro país, Maximiliano acepta la abyecta propuesta que Miramón, Herrán y Márquez -todos ellos finísimas personas-de convertir a México en un imperio a modo para traidores, farsantes y corruptos ambiciosos.

 Personajes que de manera inescrupulosa y con el puro afán de hacerse del poder -Juárez los señala en esta misiva como gente guiada solo por sus pasiones y vicios- no les importa traicionar a su propio partido, sus principios y lo más sagrado para un hombre que se dice íntegro: su palabra de honor, violando juramentos y promesas. ¡Durísimas líneas! Señala también en esta misiva, que él tiene un compromiso con las masas que lo llevaron hasta semejante encomienda- de la cual no se retirará hasta que la Providencia lo decida- satisfecho de cumplir con los dictados de su conciencia.

 Concluye la misiva exponiendo que hay ocasiones en las que el hombre con un poder inmerecido, se apodera de bienes atacando y amenazando la vida de quienes defienden su nacionalidad y sus derechos, haciendo que las más altas virtudes parezcan crímenes en tanto que los vicios de los intervencionistas se les da el lustre de una virtud. Sin embargo existe algo que no se puede eludir ni lograr a través de la perfidia ni la falsedad, que es la SENTENCIA- que NO el juicio- de la historia.

 Al final del día, es la que contará. ¿Qué tal con la misiva? Demoledora, ¿verdad? Luego de leerla y releerla no queda duda de la grandeza de este indígena oaxaqueño. Un hombre cuyo legado los priístas utilizamos cada año convenientemente, pero que hoy como nunca en Puebla se ha desechado convertido en un héroe de papel. Una efigie monumental de piedra con el eco casi imperceptible de una justicia que no llega.

 A once años de un nuevo siglo los priístas de la entidad prefieren gratificación es gordas como diputados y dirigentes, que el respeto de sus correligionarios y sus representados. Con eso están tranquilos y aseguran su futuro económico.

 Políticamente los consideramos zombies sin destino; solo incompetentes con fuero. Personajes de membrete sin aportaciones para agradecer ¡Anyway!

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.